consejos para futuros escritores

LOS CONSEJOS DE ROSA CHACEL QUE AYUDARON A JAVIER MARIAS, CLARA JANÉS Y ANA Mª MOIX.

El otro día leyendo un artículo de Jaume Vicent en su blog, (por el que si no te has pasado estás tardando) reflexioné e incluso intercambié algunos tuits al compartir por mis redes el mismo con otros compañeros, al respecto de la necesidad de ser valientes a la hora de escribir.

¿Si no decimos lo que queremos a la hora de crear, cuando lo vamos a hacer?

¿Por qué no lo hacemos?

¿A qué tenemos miedo?

Somos unos privilegiados en cierto modo, porque a pesar de las muchas y diversas dificultades que tenemos para publicar y tener visibilidad y oportunidades, en nuestra época, ahora mismo, nadie nos dice sobre qué podemos opinar o no, nadie nos censura (al estilo de lo que siempre ha sido la censura, es cierto que hay otros medios y otras formas de hacerlo, pero realmente puedes escribir de lo que quieras).

Entonces me llegó como por arte de magia el chispazo (que tampoco era muy difícil) y caí en la cuenta de que lo que hacemos es derivado de muchas de las recomendaciones de algunas personas en la red:

·      Escribe para tú público objetivo.

·      Escribe lo que quieren leer.

·      Diles aquello que les duele, aquello que les llega, aquello que les emociona.

Sí, si no digo que no. Que todo esto está muy bien, fenomenal, pero ¿Y de ti? ¿De lo que tú quieres contar?

¿De la función del escritor como transformador de realidades sociales y motivador de cambio? ¿Qué queda?

Buceando en la red, encontré un artículo de hace algunos años en el que se decía que los escritores y la literatura de hoy en día, (así en general) no merecían la pena porque no tenían sangre, no tenían piel. Ni siquiera había peleas como antes entre los escritores del panorama nacional, todo eran loas y parabienes de unos a otros. En este punto creo que si leyese algo de lo que escribe en sus columnas Pérez Reverte, cambiaría de opinión el autor de ese artículo. 🙂

escritores opinando

Escritores debatiendo amablemente al respecto de sus obras y de la calidad de las mismas, pluma en mano, por supuesto.

Hablaba de las disputas entre personalidades del mundo literario como Umbral o Cela, con otras como Chacel, Marías o Muñoz Molina. Lo hacían desde lo que podíamos llamar su blog de entonces, las columnas que tenían en los medios para los que escribían y que les permitían vivir bien. Los otros contestaban con idéntica fiereza, para defenderse de algunas acusaciones realizadas con la misma maestría y elegancia en las letras que usaban al escribir sus novelas.

No digo que tengamos que estar dándonos palos unos a otros, ni sacando nuestras vergüenzas a paseo, ni mucho menos, no me gusta eso. Pero quizá si que es cierto que hayamos perdido el pulso a la realidad, refugiándonos en el miedo a decir lo que pensamos por no ser “políticamente correctos”, dejando en el camino un rastro de seguidores con ello.

¿Qué es lo que realmente nos importa? ¿Para qué escribimos?

En este sentido he recuperado para esta sección un colectivo de escritoras olvidado por nuestro sistema educativo (como tantos otros) y al que se está realizando poco a poco una aproximación desde distintos foros para colocarlo en el lugar que merece: Las Sinsombrero.

generación del 27

http://www.rtve.es/lassinsombrero/es/webdoc/

Un grupo de mujeres valientes pertenecientes a la Generación del 27, una de las más importantes de nuestro país, que hablaron, lucharon y defendieron su voz y la literatura y el arte con más, o al menos igual, virulencia que sus compañeros varones. Un tiempo muy difícil en nuestro país en el que decir lo que se pensaba era complicado y más aún, si quien lo decía era una mujer.

Hoy día TVE y una Fundación están llevando a cabo un proyecto para recuperar la memoria y obra de todas estas mujeres que levantaron la voz de manera y forma valiente para llevar al público aquello que tenían que decir.

Hoy te traigo la voz de Rosa Chacel.

No voy a hacer una biografía de la misma, porque para eso ya se ha escrito mucho, y en la red puedes encontrar lo que necesites (te animo a que lo hagas porque te vas a sorprender y mucho).

Lo que te traigo de esta escritora que pasó largos años en el exilio, son los consejos que ofrecía a jóvenes escritores que se ponían en contacto con ellas a través de cartas, para pedirle su ayuda en pos de la consecución de su sueño de ser escritor/a.

Entre ellos, nombres que seguro te sonarán como Javier Marías, Ana María Moix o Clara Janés.

Si ellos les valió la sinceridad y claridad de las palabras de esta escritora vallisoletana, imagino que a ti también pueden ayudarte en el camino que has decidido iniciar.

Decía en una carta a Javier Marías, a propósito de un libro suyo que le remitía a Río de Janeiro, dónde residía Chacel.

1.    Cuida tu prosa. Consejo que le da con respecto a otro manuscrito anterior. Reconoce que su prosa es magnifica, que ha hecho caso de alguno de sus consejos previos y que la asimilación de los mismos le he sorprendido por la facilidad con la que lo ha llevado a termino.

2.    Puede escribir como le de la gana. Rosa Chacel anima a Marías a hacerlo porque según ella, tiene la suficiente táctica y la suficiente vocación como para hacerlo. En este caso, técnica y vocación se antojan como dos de las cuestiones importantes a cultivar para ser escritor/a.

3.    “Si hay algo inherente a la condición de escritor es la importancia de la obra como porvenir, contenidos que se engendran en ella y se difunden como el polen”. Lo importante de ser escritor es lo que escribes y la difusión de aquello que escribes. El escritor escribe para ser leído. Clic para tuitear

4.    Cuando el escritor Javier Marías, le expone su preocupación por el hecho de la escasez de experiencia como algo imprescindible para ser buen escritor, Chacel le tranquiliza con pasmosa rotundidad: “… A los quince me asustaba ese fantasma, a los veinte lo mandé al diablo”.

De igual manera que con Marías, mantuvo una intensa correspondencia con la también escritora Ana María Moix. Rosa Chacel vuelve a insistir en una serie de cuestiones que para ella son de vital importancia en el camino que debe recorrer todo escritor.

5.    Lo que más importa es, la vocación literaria. Tener vocación para ser escritora. Este es un consejo que se hace particularmente patente en las cartas con Marías también, así como en la relación que la escritora mantuvo con la poetisa y miembro de la Academia, Clara Janés.

6.    “Aplica el espíritu matemático a la vida: Claridad y rigor. Que nadie pueda decir que no sabes lo que te pescas”.

7.    “Disponte a vivir difícilmente y valientemente una feminidad varonil”. Este consejo refleja muy bien el espíritu y el pensamiento de Chacel, que pese a defender la figura de la mujer en aspectos políticos y jurídicos, daba un paso atrás en cuanto a la idea de una “literatura femenina”. Hablaba de una “LITERATURA” sin más, en mayúsculas, en la cual cada uno debía demostrar su valía con independencia de su sexo. Una de sus frases: “La cultura la escriben los hombres”. Mucho para hablar desde ahí. Críticas escondidas.

8.    Mantente sano y alerta, despierto siempre porque los sentidos juzgan lo que es real y lo que no lo es, ya que ellos son el instrumento del diálogo, y la vida es diálogo.

9.    Los gestos y actos combativos son necesarios porque en la pasividad destructora no se puede vivir.

Estos consejos, así como la relación que mantuvieron Moix y Chacel, se pueden observar con detenimiento en la obra, “De Mar a Mar: Epistolario”. (Peninsula 2003).

Y voy a cerrar esta entrada de hoy con una parte de un artículo que Pérez Reverte escribió en el año 2010. Para otro día dejo los consejos que ofrece él a futuros escritores.

“No pidas consejos. Unos te dirán exactamente lo que creen que debes escuchar, y otros, los sinceros, los apartarás de tu lado. Esta carrera de fondo se hace en solitario. Si a estas alturas no eres capaz de juzgar tú, mal camino llevas. A eso punto sólo llegarás de una forma: leyendo mucho, intensamente. No cualquier cosa, sino todo lo que necesitas. Con lápiz para tomar notas, estudiando trucos narrativos, personajes, ambientes, descripciones, estructura, lenguaje. Ve a ello aunque seas el más arrogante, con rigurosa humildad profesional. Interroga las novelas de los grandes maestros, los clásicos que lo hicieron como nunca podrás hacerlo tú, y saquea en ellos cuanto necesites, sin complejos, ni remordimientos. Desde Homero hasta hoy, todos lo hicieron. Los buenos libros están ahí para eso a disposición del audaz: son legítimo botín de guerra.”

Para no querer dar consejos… ¿eh? ;P

¿Qué te parece? ¿Vas a seguir alguno de estos consejos? ¿Me lo cuentas en los comentarios?

    J.C. Sanchez

    ¿Te gustó? ¡Compártelo!

    FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

    Posts Relaciondos

    JC Sanchez
    jcs@jcsanchez.eu
    Sin comentarios

    Publicar un comentario

    ¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
    Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
    Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

    Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

    [vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

    Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

    Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

    Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

    Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

    Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

    Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

    Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

    Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

    Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

    Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

    [vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]