¿ESCRIBIR, ES ALGO MÁS QUE TALENTO E INSPIRACIÓN? RAZÓN AQUÍ.

A veces me abruma la ligereza que tenemos para lanzarnos a hacer ciertas cosas.

Me he pasado gran parte de mi vida vinculado al mundo del deporte. Aún sigo estándolo y practicando semanalmente alguno que otro. Creo que conozco lo mínimamente necesario para entrenar sin poner en riesgo mi salud. Aún así, no estoy exento de sufrir lesiones.

Procuro llevar un control médico sobre el estado de mi corazón y realizo analíticas con cierta frecuencia para adaptar la intensidad del ejercicio que realizo.

He consultado a expertos en nutrición y he ido adaptando mis hábitos en la medida de lo posible.

Aún así considero que no tengo ni idea de muchas cosas, y por lo tanto me pongo en contacto con los profesionales que saben del tema para aprender.

Pero esto es un blog de literatura y escritura

¿A santo de qué me cuentas esto?

Te lo cuento porque el otro día, hablando con un conocido, me hablaba de que se había sumado a la moda del running. (A mí personalmente no me gusta nada correr, lo hago con mucho control, y siempre que puedo lo sustituyo por otro ejercicio aeróbico).

Tío, después de las navidades me he puesto como una foca. —me comenta, agarrándose los michelines.

—Ya, bueno. Pero ¿Tú has corrido alguna vez? No te puedes lanzar así como el que no quiere la cosa a correr a la calle sin más. —contesté, yo.

—Joder, ni que hubiera que hacer una master también ahora para correr por el parque. —fue su respuesta.

Aunque parezca sencillo, y que lo llevas haciendo toda la vida, realmente no tienes ni idea del tiempo que has de correr adaptado a tu cuerpo a día de hoy. No sabes el equipamiento que necesitas, si estás haciéndole flaco favor a tu salud. Si corres por la superficie adecuada…etc.

Yo, cuando salgo a correr y me voy distrayendo con cualquier cosa que veo a mi paso. Me paro a bailar con la música que llevo puesta o cualquier cosa menos correr.

Nos lanzamos a una gran superficie de venta de artículos deportivos, arrasamos con los productos de colores más chillones que haya en los expositores, descargamos las aplicaciones mejor valoradas de practica deportiva del momento y a la calle a sudar.

Luego sucede lo que sucede.

Con la escritura sucede lo mismo.

Pensamos que sabemos escribir, y que como lo llevamos haciendo desde el colegio, podemos ponernos a escribir una novela sin más.

Y no.

¿Te pondrías en manos de una persona que dice que le encanta la medicina, pero que no ha pisado en su vida la facultad?

Quizá el ejemplo no sea el más adecuado por la comparación, pero lo que quiero decirte es que todo necesita de un aprendizaje.

Se habla en el arte del talento, de la inspiración, parece que alguien hubiera venido al momento de tu nacimiento y te hubiera tocado con una varita mágica y todo en tu vida estuviera predestinado para que fueras escritor.

De verdad que no.

En este artículo de Nubia Camacho, aparte de abordar cuestiones que ya he tratado en este blog, como la necesidad de leer mucho, de utilizar los diccionarios y recursos disponibles para jugar con las palabras y dos frases muy acertadas a mi juicio, utiliza el último punto para recomendar algo que considero que es un error como motivación para escribir:

·      Piensa en las ganancias.

Mal vas, si eso es lo que te motiva para escribir.

Se utiliza en muchas ocasiones la frase “si usted escribe bien…”

Entiendo que no se refiere a cuestiones de carácter ortográfico, sino a cuestiones de estilo.

En este caso ¿quién o qué o cómo sabes que escribes bien? ¿qué es bien? ¿por qué?

Que tus amigos te digan que alguna de las historias que escribes molan, no quiere decir, necesariamente, que seas el nuevo Truman Capote, por ejemplo.

Tu escritura estará en constante evolución siguiendo las máximas de “a escribir se aprende escribiendo”, sí.

Pero también necesitas un objetivo sobre el que trabajar.

Si lo único que haces es escribir, escribir, escribir, pero siempre lo haces igual,

¿Cómo vas a aprender? ¿Cómo vas a mejorar?

Yo creo que solo lo puedes hacer de la mano de alguien que sabe más que tú. Como todo en la vida.

En este artículo, Stephen King habla de aspectos que considera básicos para ser buen escritor.

Aquí nos acercamos a la pregunta que antes hacíamos de qué esta bien y que no.

De todo el artículo, resto las cuestiones que ya he comentado en otras entradas de este blog y que también han sido compartidas en otros, y me quedo con esta frase:

“Nuevas investigaciones han encontrado que la escritura es una de las habilidades más pasadas por alto y, sin embargo, vital en muchos ámbitos”.

También me ha gustado aquella que dice:

No seas pretencioso Clic para tuitear

Yo le añadiría el orgulloso y el prepotente. Ser humilde no debe ser un gesto para la galería o cara al exterior, sino única y exclusivamente una actitud para contigo mismo.

Seguro que te preguntas conforme vas leyendo que todo está muy bien pero…

Aún no me has dado ninguna razón tangible por la que debería formarme para ser escritor.

Bien. Atento que aquí van algunas.

En esta entrada de la escuela de formación literaria Sinjania, hablan de 9 razones por las cuales es importante la formación de un escritor.

Son importantes. Yo mismo di algunas también en esta entrada, además de lugares que consideraba que eran buenos para recibir formación a día de hoy.

Pero hoy quiero ir un poquito más allá y ampliar por ejemplo el punto número dos.

Se habla de técnicas, pero no se dicen cuáles ni sobre todo por qué.

Todo el mundo sabe, porque nos hemos encargado de repetirlo hasta la saciedad, lo importante que es planificar, la creación de personajes, narradores, el desarrollo de la trama… inicio, nudo, desenlace.

Vale. Pero…

¿Sabes que más conceptos tienes que trabajar en la creación de una novela?

1)    Historia. ¿Qué pasa?

Vete tachando las que consideres que controlas mínimamente y que no necesitas ningún tipo de ayuda con ellas. Al final, comentamos. ;P

2)    Argumento. ¿Por qué pasa?

3)    Los personajes

a)    Antecedentes.

b)    Motivaciones.

c)    Relaciones entre los distintos personajes de una forma coherente.

d)    Evolución (o no) de los mismos.

4)    Obstáculos. Qué impide al personaje conseguir lo que quiere.

5)   Conflicto. Consecuencias de los actos de cada personaje que hace que la historia cobre sentido y la haga más atractiva para el lector.

6)   Clímax. Resolución y desenlace de los distintos conflictos desarrollados a lo largo de la novela. Mucha gente lo confunde con el final de la novela, y esto no tiene por qué ser así.

Y esto es solo una pequeña muestra de los elementos técnicos que debe contener una novela.

Pero si además te hablo de otras cuestiones que también debes controlar como:

·      Acción Narrativa. Tipos, modos y formas de usarla.

·      Los espacios narrativos.

·      La coherencia, la lógica interna de tu relato.

·      El trabajo con las descripciones y los tipos que existen.

·      El diálogo.

·      Los puntos de giro.

·      Cómo trabajar la emoción literaria. Tipos.

·      La ambientación.

·      Tensión argumental.

·      Estilo y reconocimiento de la voz propia.

·      Ritmo, desencadenantes y evolución de un conflicto.

·      …

Y muchas otras cuestiones que hay que tener en cuenta a la hora de escribir tu novela.

¿Qué? ¿Te parece fácil todavía?

El talento es importante. La inspiración también, pero el trabajo y la consciencia de lo que se hace y por qué, es lo más importante.

En este artículo del año 1999 en el diario “El Mundo”, hablan del arte de escribir. Ya se mencionaba la formación como algo muy importante en el desarrollo de la profesión, e incluso se mencionaba por aquel entonces que estaba “mal visto” que un escritor acudiese a una escuela a formarse.

Es decir nada nuevo bajo el sol. Ya había detractores entonces, y los sigue habiendo ahora.

Pero he querido traerte esta entrada en la que además se menciona la Escuela de letras de Madrid, para que puedas comprobar que esto de la necesidad de formación de un escritor no es una moda nueva que algunos nos hemos sacado de la manga en este tiempo de la era digital, no.

Esta Escuela se fundó en el año 1989. Ya ha llovido un pelín. Entre sus profesores, se podían contar escritores de la talla de Juan José Millás, Rosa Regás o Antonio Muñoz Molina.

Yo creo que no hubiera sido absurdo, ni una pérdida de tiempo, haber estudiado con alguno de estos profesores.

Como tampoco me lo parece hacerlo a día de hoy, entre las distintas posibilidades que ofrece el mercado.

Por último, quiero cerrar la entrada de hoy haciendo hincapié en el último punto de las recomendaciones de King:

Tómate la escritura en serio. Clic para tuitear.

Es el mejor consejo que te puedo dar, si lo que quieres es dedicarte a escribir. Y así podrás tomarte la vida con el punto del que habla Robbie Williams en esta canción.

¿Te parece importante la formación en un escritor o tú de eso pasas?

¿Me lo dices en los comentarios?

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
2 Comentarios
  • Aliena
    Publicado a las 10:07h, 23 marzo Responder

    Un texto muy interesante y que realmente nos debe hacer reflexionar. Todos queremos tener una remuneración justa por nuestra trabajo y las artes en muchas ocasiones están infravaloradas en este sentido. Parece que la música, la literatura o la pintura deben llegar hasta nosotros a un coste ínfimo y no tenemos en cuenta el trabajo que hay detrás de todo eso. Yo tampoco quiero pagar de más, pero pagar un precio justo es sensato. En mi caso he procurado ser siempre fiel a mis creencias y no piratear y si hoy no me he podido comprar un determinado libro me ha tocado ahorrar y cómpralo en otro momento. Entiendo que los artistas también valorarán el esfuerzo. O no?.

    Un abrazo y sigue creando.

    • JC Sanchez
      Publicado a las 08:16h, 24 marzo Responder

      Hola, Aliena.
      Como bien dices, el mundo de las artes está infravalorado. Esta opinión es en general porque, afortunadamente, hay muchas personas que no piensan así y que apoyáis la cultura de una u otra manera. Lo que viene detrás es lo que determina el comportamiento de muchos sujetos, lo de “un precio justo”. Y también la falta de empatía, porque mientras estoy completamente seguro de que ellos claman por tener un salario más alto acorde con sus necesidades en sus puestos de trabajo, niegan a los escritores la posibilidad de vivir del suyo. Luego hay otro aspecto que es el de robar, sin más. No hay paliativos, robar está mal. Punto. Desde aquí os doy las gracias a todos los que me seguís, apoyáis, compráis mis libros…porque sin vosotros sería completamente imposible. Sois uno de los motivos más importantes para continuar luchando en esto. Gracias, muchas gracias.

Publicar un comentario