Ajuste de cuentas en verso con una sociedad enferma.

¿Quien piensa que la poesía sólo sirve para enamorar?

¿Quien de vosotros que ahora me leéis, pensáis que la poesía es algo denostado?

¿Algo fuera de moda?, ¿algo con lo que no se puede emitir una critica o hacer un reflejo de la sociedad y política actual?

¿Alguien piensa que con la poesía no podemos hacer un reflejo de lo que es para el poeta el mundo en el que vive, la prensa, la política, la sociedad enferma y adormecida, la economía, la crítica…?

Os dejo con estos versos. Son tan sólo mi visión, muy particular, muy mía y muy íntima por supuesto, pero también es cierto que es una muestra de que el verso vive, que es actual, que no es anacrónico, que no esta muerto ni es potestad única y exclusivamente de pedantes remilgados que pretenden los favores de damas “Cinderella”…

¡Teneos!

No arañéis más la tierra

de mis sentidos más viles

con vuestro dedo afilado,

o tendré que recordaos

cuatro reglas de elocuencia.

¡Teneos!

Mirad vuestro bien.

Camináis por fino hilo

que se os puede romper,

y muy ducho no os veo

de ingenio este atardecer.

¿No os guardais?

¡Pues muy bien!

Advertido habéis quedado

no sea mi defensa

acogida con recelo

en letra de poca imprenta

u olvido de desdichado,

que para sarcástico verbo

tengo irónico dictado.

Ponéis una pica en Flandes,

que tiempo ha del pasado

puse pendón de cultura

de palabras y de versos.

¿Vos me habláis de diccionarios?

¿Dónde encontrasteis el tiempo

para aprender a ilustraros?

Hace siglos yo ya hablaba

de leer ya ni os hablo

y si os cuento que escribo

ni el Patriarca supo cuando.

¿Burla?

¡Va!

No os riais, deslenguado,

menguado, títere, obtuso,

gañan, rufián, desdentado,

grande óseo poco seso,

y de sexo ya olvidado.

¿Charlatán?

Si, vuestra madre sabe algo,

pues compra mis versos tiernos

cuando tierno está el mercado.

Quizá sois rima bebida

pues sobrio me extraña el parto.

¡Silencio insensato!

¡Sentaos, sentaos señores!

Que aun no hemos acabado.

¿Iletrado de mis letras?

¿Ramplón de mis enunciados?

¿Rimasteis vos sin secuelas?

¿O es que aqui llegáis mandado?

Advertido de la riña

fuisteis, mosquito enano,

que necesita ilustrarse

para hablarme de cuidados.

Vida hay que me ha sufrido

sobre estos hombros gastados

y fe de la misma otorgan

pecho, espalda, verga y manos.

¿Que derive mi sintaxis?

No podríais descifrarlo.

Os ha costado instruiros

vuestro nombre paso a paso.

Cuando compraba placeres

con sueños de vil amado

y otorgaba mil deleites

que cobraba de buen grado,

ya defendía mi honra

sin acudir al costado,

donde lozana y hermosa

colgaba hierro afilado.

Pues si habil era el brazo

más fiero tengo el cerebro.

¡Pregunta, pregunta a tu dueña!

Ella sabe mi gracejo.

Que entre gemido y gemido

y mis manos en sus senos

de tu nombre se olvidaba

y se bebía mis besos.

¿Lloráis?

Vaya por dios

¿infausto recuerdo?

No os aireis todavía

esto no es más que el comienzo.

Manchar mis blancas verdades

con lenguas de poco pelo,

baja estofa, innoble gesto

estúpido habla e infausto aliento

no puede quedar impune

sin lecciones para un lerdo.

¿Lerdo he dicho?

Curioso merecimiento

podeis gracias complaceros

en estas suaves bocanas

ya que por hijo os tengo,

pues como bien os he dicho

os doblo edad en el mundo

y posada alguna noche

vuestra madre dio a mi cetro.

Aunque debo repetiros

que poco mío os aventaja

no tengo voz de tartaja

ni serrín por un cerebro.

¿Ofendido os he, señor

que bufais con hosco ceño?

¿Acaso os he descubierto

algo que desconocieseis?

¡Disculpad entonces mi torpeza!

Creí que soportabais el peso

de la enorme cornamenta

con resignada paciencia.

No hay culpa de la impotencia,

eso venía servido.

¿Vuestro padre no os ha hablado?

¡Vaya pues!

¡Indiscreto fui al deciros!

¡Parad, parad todavía!

Que aunque la ira

no engaña,

es mejor dejar la saña

para después del castigo

que es esto sólo un prefacio

que no se llega al epílogo.

¿Vais entendiendo ahora

de mis letras su sentido?

¿O tengo que escarneceros

siendo mártir sin motivo?

Prosa en mí encuentra cabida

de Cicerón hasta Ovidio,

imagen de culteranos

conceptistas y mohínos.

Eurípides, Ancreonte

y hasta Sófocles y Esquilo

por no suspirar en llanto

de los latines Virgilio.

¡Borrad!¡Borrad del rostro

ese caracter bovino!

¿Qué pensasteis mal enfermo?

¡Yo sé de dónde he nacido!

Al contrario que vosotros

tengo mil madres que amo,

bebo de todos los ríos

y germino en primavera

como cerezos y espinos.

¿Padre?

Sólo uno he tenido,

quién me enseño que el saber

se halla escondido en los libros.

No queráis cargarme culpas

de conocer una madre

que a mil padres se ha vendido

y con falso amor fingido

os enseñó cuatro letras,

se acostó con un Obispo,

fornicó con mil letrados

y regaló todos sus virgos

para creeros eruditos

sin siquiera ser mendigos

de cuatro gramáticas viejas

desusadas y sin principios.

Insoslayable desatino…

no sois más que un pobre necio

que por ínclito se tiene.

Más no lloréis, ¡lechuguino!

¿Es que mi soberbia os hiere?

Aguantad, ya casi acabo

no es lección de más de un libro.

Si Sancho no tuvo amo,

ni Quijote estuvo ido,

podeis tener mis escritos

por sedas que os adornen.

Pues aunque Augusto me veas

y de Lope sea discípulo,

me abrumo con quien engaña

a quien se engaño a sí mismo.

¡Pitañoso y engreído!

Yo nunca envejezco, amigo.

Soy eterno sotto vocce

soy un orgasmo rendido

que se cuela cada luna

por las venas del descuido

y anido pasión arriba

donde humildes me han creído

y han soñado ser mis flores

llorando versos dormidos.

Patíbulo de mil penas,

purgatorio del olvido,

Quevedos por ser sinceros

en Faustos de amor vencido.

Comedia desengañada

en rubores coralinos

que arrullan, quizá animosos,

Rimas de un siglo antiguo.

¡Nunca muero, escaso celo!

No penseis que habéis vencido,

sino respondo algún día

a vuestra afrenta de cretino.

¡Cetrino color el vuestro!

¿Quizá estais arrepentido?

No por mucho disculparos

dejaré sólo mi nido,

acudiré como siempre

al balcón de vuestro olivo,

que como el calor femenino

no hay “placet” en esta tierra.

Así que, un último favor os pido,

acostumbrad a la esposa

a perfumar sus encantos

son muchos mis compromisos

y escasa mi noble bolsa.

Prometo ser muy liviano

esta vez no habrá testigos

y si me piden un verso

un beso será el motivo.

Que no hay péndola en el mundo

más versada que la mía

que en barcos surcó los mares

desde Eneas hasta China.

De Buero empapó puñales

Tiranos, naciones, tintas,

Galdoses, Lorcas, Machados,

Delibes, mil coloristas.

¿Todavía sois tan necio

que simple veis mi poesía?

Que triste la triste vida

de quien no se la contempla

y penitente de letras

hasta críticas se acerca.

Se lúcido y transparente

y auscultaté mientras medras

no fue la ilusión dormida

para sentirse despierta.

¡Bufón, ya no me diviertes!

Doy por conclusa esta entrega.

Otra vez cuando te apostes

desde altanera presencia

creyendo ser caballero

y adalid de nuestra esencia

interpretando la esfera

como redondo planeta

párate y siente el latido

que esa no engaña, es sincera.

Y sí antes de entender

sientes que la piel se encrespa

y la rosa llora estrellas

perfumadas de azucenas,

canela, nenúfar, mirlo,

náyade de un mar de pena,

sol de miel aderezado

con leche de luna llena

y un gitano va cantando

sangre de amor por condena,

¡Sonríe, racional, sonríe!

De algo ha servido esta clase

y mientras sueñas ya vives

que de sueños vive el arte

e incorporeo se presenta

incrustándose en la carne

y convirtiendo mortales

que pasan como pasa el aire,

en inmortales recuerdos

de irracionales mensaje.

Y este es el FIN de este post, sin duda se ha dilatado, no me lo tengan en cuenta si no ha sido de su agrado. Es justo que tener otra entrega para poder solventarlo, con mas rimas, pocas letras, mucha enjundia y buen encanto.

Prometido está señores, más si en la parte contraria, es donde se muestra ufana su sonrisa mientras reza en pantalla declamando, no permitáis pues la afrenta de ser vos, única en risa, y concepto descarnado, compartid apuestos dones, que nos hemos regalado, desde vuestras teclas simples, a la izquierda os he dejado unos graciosos dibujos y sin más y con cuidado, podremos en un seg estar todos conectados.

Tengan pues buenas las noches, sueñen, rimen, amen, rían, vivan, sientan, griten…pero haganlo con agrado, y siempre libres al fin, de sus aciertos y fallos.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
Sin comentarios

Publicar un comentario