APRENDER A ESCRIBIR BIEN: CÓMO, DÓNDE Y POR QUÉ.

Llega septiembre y, entre otras muchas cosas, es momento para la vendimia. La recolección de uva, selección y posterior clasificación para la elaboración de los mejores vinos.

Te imagino en este momento con los ojos muy abiertos, los hombros encogidos y las palmas de las manos apuntando al techo con la pregunta en la cabeza

escribir

Más o menos de esta manera.

¿Se ha vuelto loco J.C? ¿Le ha afectado demasiado la vuelta del verano?

No descarto una respuesta afirmativa a ninguna de las dos preguntas. Pero en lo que se refiere puramente al sentido de este post, tengo que decirte que es un NO rotundo.

Tiene que ver con que la vuelta del verano nos trae nuevas entregas en todos los aspectos de nuestra de vida después del disfrute del verano.

·      Nuevas colecciones en los quioscos.

·      Temporadas renovadas en los escaparates.

·      Un nuevo curso escolar

·    Promesas que repetiremos llegado el año nuevo porque no hemos cumplido las que nos planteamos ahora…

En general pistoletazo de salida a las novedades:

  1. Las editoriales tienen títulos que salen ahora para el final de año.
  2. Las presentaciones de todo lo que se ha venido preparando en la época estival y que dará guerra durante el otoño y el invierno.

Y en el mundo on line es igual como verás un poquito más adelante.

¿Y aprender a escribir bien que tiene que ver con los escritores?

Pues tiene que ver con los escritores y con su formación. A menos que seas de los que piensa que ya lo sabe todo y no puede aprender nada nuevo, ni mejorar nada.

Ya, ya sé que te he hablado en alguna otra ocasión de este punto, pero en el de hoy te voy a acercar, si puedo en menos de mil palabras (ni de coña voy a ser capaz ya verás), por qué creo yo que es importante formarte como escritor.

Ayer precisamente lo hablaba con un amigo y formador: mucha gente piensa que sabe escribir, la realidad es que lo que saben es coger un lápiz (lo cual no está mal para empezar dicho sea de paso).

El que más y el que menos se ha visto en esta situación más de una vez ¿me equivoco?

El que más y el que menos se ha visto en esta situación más de una vez ¿me equivoco?

Alguno un poco más avezado, sabe juntar varias palabras y darles un cierto sentido. Pero eso no te convierte necesariamente en escritor. De hecho, no lo eres. Y alguno llegado ese punto hasta piensa (no sin cierta osadía) que puede escribir una novela y que la misma será un gran best seller (tampoco es garantía este punto de que la obra en cuestión sea una obra culmen de la literatura universal, no nos engañemos).

Haz memoria. Cuánta gente te ha dicho alguna vez: ¿Escritor? Algún día escribiré mi vida y ya verás, me forraré.

Ya, claro. 

¿Si quieres aprender un idioma vas a una academia? ¿Y a tocar un instrumento?

La respuesta seguro que es un rotundo sí, ¿verdad?

Entonces ¿por qué creemos que no tenemos nada que aprender cuando decidimos ser escritores? ¿por soberbia?

Yo creo que un poco sí.

Recuerdo un artículo de prensa en el que Pérez Reverte, en su tono habitual ya sabes, respondía a un joven que se le acercaba en la Plaza Mayor de Madrid para pedirle un autógrafo y solicitarle las claves para ser un novelista de éxito. Entre otras cosas, le recomendó leer mucho y formarse. Ante la respuesta un tanto contrariada del joven, él continuó y le dijo que era como grabar un disco; una mezcla de talento, trabajo y formación. El chaval le contestó de nuevo que para grabar un disco “había que valer”.

Imagino que al académico se le quedaría una car parecida a esta.

Imagino que al académico se le quedaría una cara parecida a esta.

La anécdota sirve para ilustrar el concepto que se tiene en este país de la literatura en general, y de los escritores en particular. Todo el mundo cree que puede escribir, y al mismo tiempo consideran que no tienen nada nuevo que aprender.

DESMONTANDO EL MITO

Quiero desmontarte eso con rapidez. Observa:

·      Planificación

·      Creación de Personajes. Perfil psicológico y caracterización.

·      Trama y subtramas de la novela.

·      Elección de narrador. Tipos de narradores.

·      Ritmo narrativo.

·      Creación de un conflicto en tu novela.

·      Generación de obstáculos.

·      Lógica interna del discurso narrativo.

·      Diálogos creíbles que permitan avanzar a la trama.

·      Clímax…

Todo esto en cuanto a algunos, y solo algunos, aspectos técnicos de escribir una novela. No te hablo, porque ya lo sabes, de documentar, reescribir, corregir…promocionar, etc…

La dramaturga mexicana Bárbara Colio, dijo una vez algo que me parece un buen resumen para lo que te quiero contar en este post:

Una historia bien contada llena salas. Clic para tuitear

¿Te sigue pareciendo fácil eso de ser escritor?

Me preguntaron una vez, si los escritores de otros tiempos también habrían ido a cursos de escritura. La realidad (no sé si tú podrás corregirme, para eso tienes los comentarios un poquito más abajo) es que algunos si lo han hecho. Porque para eso se necesita humildad, y muchos la tienen. De hecho, en este post contaba como por ejemplo Anais Nin ayudaba a Henry Miller con su obra. O en este otro, citaba las referencias por carta de Rosa Chacel, con escritores como Julián Marías. (creo que no se habrá olvidado de aquello).

Un amigo me decía que:

Los genios no necesitan formarse porque son genios. Clic para tuitear

Yo le dije que incluso Mozart, que componía con 5 años, también necesitó que alguien le dijera qué era el clavicordio y cómo se usaba. El resto ya fue cosa de su superdotación, por supuesto. Pero ¿cuántos genios hay en el mundo? ¿Eres tú uno de ellos?

Fíjate que cantidad de cosas giran en torno a la profesión de escritor. Vámonos de nuevo al cole: 

En el colegio nos enseñan a juntar las letras, corre el rumor por ahí de que con eso es suficiente para ser escritor.

En el colegio nos enseñan a juntar las letras, corre el rumor por ahí de que con eso es suficiente para ser escritor.

1.     Debes aprender a redactar bien, de forma correcta al menos. Tener visibilidad y realizar un buen trabajo con tu blog para crear una comunidad que quiera comprar tu obra después. No se escribe igual para un blog que para una novela (soy consciente. Me he dado de bruces muchas veces contra ello). Para esto los cursos de blogging de Franck Scipión, son de lo mejor, y ahora vuelve a retomarlos por septiembre. Pero si ya tienes uno, aunque no te va todo lo bien que te gustaría, te recomiendo el método de Víctor Martín.

2.     Ya hemos superado esa fase. Bien, ahora sabemos que lo que queremos es ir más allá. Queremos aprender de eso que dicen que tanto engancha a los lectores, una forma seductora de escribir: el copywriting. La reina en este punto sin duda es Maider Tomasena. Y sí, lo has adivinado por septiembre también lanza nuevos cursos. Dale un ojo porque muchas personas han tenido un antes y un después en sus vidas al formarse con ella. Y si eres un escritor que no tiene soporte editorial detrás (somos la mayoría), te puede ayudar a vender tus libros.

3.     Pero a lo mejor te has dado cuenta de que para vender tus libros, debes tener visibilidad. Y la mejor manera de tenerla de forma rápida es con los medios de comunicación. ¿A qué escritor no le gustaría ser entrevistado por un programa de máxima audiencia, por ejemplo en la SER? ¿O en Antena 3? Pues Eli Romero, a quien yo tuve el placer de entrevistar aquí, te enseña como hacerte visible y atractivo para los medios de comunicación. Y créeme, funciona.

4.    Otro de los aspectos importantes para la figura del escritor, es hablar bien, posicionarte como un experto. Para eso, nada mejor que los trucos que puedes aprender de la mano de Raimon Samsó. Yo lo hice con su programa experto, y supuso algo importante en mi carrera.

CURSOS DE CREACION LITERARIA

5.  A lo mejor lo que quieres es aproximarte al mundo de la creación literaria. Aprender las estructuras básicas de narración, la planificación, la creación de una novela. Para eso puedes acudir a Factoría de Autores, dónde tienes un amplio número de cursos para elegir. Es donde me he formado yo. Y aún sigo haciendolo. 

6.   En tu caso, puede que lo que estés buscando sea algo más especifico. Algo relacionado con el género que quieres escribir. Igual lo tuyo son los relatos un poco más cortos, por ejemplo policiacos. Entonces tu lugar está con Ana Bolox. O a lo mejor lo que quieres es crear una novela feel good con Mónica Gutierrez. O copy, terror o novela negra con Jaume Vicent. O fantástica con Ana González Duque. Terror con Victor Selles, ciencia ficción con David Olier, creación de personajes con Guillermo Jimenez…o a lo mejor quieres hacer erótica conmigo J.C.SANCHEZ ;P

7.     Puede que incluso conociendo todas estas cuestiones, lo que necesites sea un coach que te ayude a superar ciertos bloqueos que te impiden avanzar. O asesoramiento para continuar con el hilo argumental de tu relato. Si esto es lo que necesitas, el lugar al que debes acudir es el blog de Diana P. Morales.

8.     Y ya como colofón, a lo mejor lo que quieres es ganar prestigio en tus redes sociales, influencia, tener más visibilidad en tu comunidad haciendo uso de las nuevas tecnologías. Date una vuelta por el blog de Clara Tiscar y sus cursos. También te recomendaría que, si quieres que tu libro llegue al mayor público posible, porque has decidido autopublicar en Amazon por ejemplo, visites el curso on line de Ana Nieto. Ahora lo tiene en oferta de preventa y me parece interesante. O que directamente te pongas en marcha con Ana Gonzalez Duque en MOLPE (Marketing on line para escritores) que junto a un pequeño gran proyecto relacionado con el “escritor-emprendedor” conseguirá ofrecerte las claves que necesitas para que tu marketing como escritor sea el adecuado.

Como ves, escribir o es solo juntar palabras.

Como ves, escribir o es solo juntar palabras.

Al final y como me suponía, lo de las mil palabras se ha quedado como siempre en la intención. Pero no quería regresar del verano sin traerte muchas de las novedades formativas de calidad relacionadas con la literatura que la red te ofrece.

Hay muchas oportunidades, muchas opciones y muchas pequeñas cosas que intervienen en el espectro del escritor. Pensarás que lo único que debes hacer es escribir.

Eso estaría genial, pero la realidad nos lleva a pensar que esto no es así. A día de hoy un escritor, debe saber bloguear, promocionar, vender, y moverse en redes sociales como el que más.

¡Ah, se me olvidaba!

Es muy importante que además te definas como un profesional, si quieres ser escritor, aprende, mejora y di que eres escritor, no juntaletras, o aprendiz y cosas por el estilo porque sino nadie te tomará en serio.

Sobre todo en las redes sociales. Básicamente porque allí está su público, su tribu, las personas que van a demandar aquellas novelas o relatos que escribas.

¿Qué te parece? ¿Vas a cursar o has cursado ya alguno?

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
2 Comentarios
  • Olga Diaz
    Publicado a las 16:42h, 19 septiembre Responder

    Se te olvida decir (seguramente a propósito para no desbordarnos las clases) a tus lectores que siempre pueden apuntarse a los modestos talleres de escritura que se imparten desde bibliotecas públicas de muchas ciudades de España para sino aprender, si tener un espacio compartido con otros inquietos como ellos. Animando y promoviendo actividades también se llega a que os pique la curiosidad 😉

    • JC Sanchez
      Publicado a las 21:04h, 19 septiembre Responder

      Sin duda, Olga. La labor que se hace desde las bibliotecas públicas y muchos servicios de concejalías de cultura en pro de la literatura es encomiable. El primer embrión está ahí, el primer gusanillo que pica para poder seguir avanzando en pro de un mayor flujo de conocimiento está ahí en esa labor, muchas veces no bien ponderada e incluso mal remunerada, que muchas personas hacen desde sus puestos. La promoción de la lectura (somos uno de los países que menos lee desgraciadamente), los cafés literarios (de eso sabes tú mucho) y algunas otras ofertas que se ponen encima de la mesa son vitales para seguir descubriendo nuevos valores.
      Se aprende, siempre se aprende. Se eliminan miedos importantes, como el de compartir lo que escribes con los demás (un problema bastante frecuente en numerosos escritores que no quieren dar el paso por el miedo a la crítica o no valorar suficiente aquello que escriben), leer en público, forzando de alguna forma la capacidad oratoria que todos debemos tener para posteriormente presentar nuestras obras en sociedad. Y sobre todo, y por encima de todo, teniendo un espacio de esparcimiento con otros colegas con similares aficiones con los que compartes, aprendes y disfrutas. Son las pequeñas tertulias de siempre (en todas las generaciones de escritores las ha habido) pero a pequeña escala si quieres.
      Que no se acaben nunca estos talleres, ;P

Publicar un comentario