CORIN TELLADO: LA DULCE PORNÓGRAFA

Si te hablo de una de las grandes escritoras de nuestro tiempo, llamada María del Socorro Tellano López seguro que tu mirada se afila, tu ceño se arruga y en el mejor de los casos igual afirmas con la cabeza con gesto contrariado, intentando parecer entendido en la materia y no quedar mal haciendo un comentario desafortunado, porque la verdad es que no tienes ni idea de a quien me refiero.

Pues no te preocupes porque un alto porcentaje de la población del país estaría igual que tú, incluido yo, hace algunos años.

Pero verás como cambia tu actitud si en lugar de este nombre, te hablo de Corín Tellado. ¿A que ahora te has recostado sobre el sillón y estás diciendo: “¡Hombre claro, ahora sí, claro que sí!”

Corin-Tellado

La autora con una de sus novelas en la mano. Debe ser difícil elegir una entre tanto de dónde escoger.

Esta escritora asturiana, que falleció en el año 2009 tiene en su haber, entre otros muchos reconocimientos, el de haber sido reconocida por la UNESCO, como la segunda autora más leída en castellano sólo por detrás de Cervantes (vamos, una minudencia de nada).

En su curriculum también cuenta con la mejor mención que bajo mi punto de vista un escritor puede tener, la de ser la autora más prolífica de la literatura en castellano, al menos desde que se pueden llevar a término el recuento de estos datos, por delante del Fénix de los Ingenios, Lope de Vega, mejor carta de presentación no creo que se pueda tener.

De esta simpática mujer se comenta, que tuvo la capacidad de producir, a lo largo de toda su vida, entre cuatro y cinco mil obras (me refiero a novelas, sobre todo cortas) todo esto, como dice Alejandro Gameiro en su blog La piedra de Sisifo, desde que publicó en 1946 (con 19 añitos) hasta el momento de su fallecimiento en 2009.

Así eran las portadas de las novelas con las que aprendieron a leer muchas personas en este país. No hace tanto tiempo de eso.

Así eran las portadas de las novelas con las que aprendieron a leer muchas personas en este país. No hace tanto tiempo de eso.

No sé, a ciencia cierta, si se puede considerar enfermedad como dicen algunos y ahora te explicaré porque lo dicen, pero a mí me parece cosa de “magia, con una pizca de “trabajo” y altas dosis de “talento”.

Todo ello la lleva a ser la autora que más ha vendido, con 400 millones de ejemplares. Si hubiera un icono para poner aquí con un bocaza bien abierta y los ojos que se salieran de las órbitas en señal de “¡Oh, Dios mío!” sin duda lo pondría. Vida de cuenta de mi torpeza en esas lides, de esto que te libras, porque no lo hay o al menos yo no lo encuentro.

En un momento de su vida profesional, se cruzó con el también escritor (aunque en ese momento no ejercía como tal) Guillermo Cabrera Infante, que la tildó con el calificativo de:

“la inocente pornógrafa”

Cuánto menos es curioso. Si te parece gracioso o no, te animo a descubrir porque lo hizo, creo que después de saber el contexto en el que lo realizó finalmente si te reirás.

Una de las primeras cuestiones que un escritor novel podría aprender de Corín Tellado es:

1.     Ten una rutina de trabajo. Como se pone de manifiesto en este artículo de El País, la escritora se ponía delante de su máquina de escribir Olivetti (que sabor tiene eso) a las 5.00 a.m, con un café sólo y un paquete de cigarrillos mentolados. De ahí sólo podían salir las cosas que finalmente salían. No hay más secretos.

2.     Lee. Así de simple. Me parece hasta cansino ya, porque si le das un vistazo al resto de entradas de la serie de consejos de autores conocidos de este blog, en todos se repite por norma este ítem. Y es que, mi querido amigo, no se puede escribir si no lees, es así. Puede parecer muy taxativo, pero es la realidad. En el caso de Tellado, era una lectora voraz, comenzó encontrando en un desván libros de Dumas y Blasco Ibáñez que completaría más adelante con obras de escritores como Delibes cuyas lecturas le parecían exquisitas. ¿Qué tiene que ver con la obra de Corín? Bueno, la respuesta a esta pregunta podría ser demasiado tendenciosa, por lo que te voy a recomendar nuevamente que te des una vuelta por sus escritos, tienes dónde elegir y no sólo novelas, también tiene relatos cortos confeccionados para sus colaboraciones con ciertas revistas, y descubrirás si tiene que ver o no.

3.     Amor y pasión por la escritura. Parece de Perogrullo, pero hay veces que esto no es así. Se ve en autores que sólo lo consideran un oficio, me refiero a escribir por supuesto. No digo que esté mal, haya cada cual. Ni bien tampoco, no juzgo eso te lo dejo a ti. Lo único que puedo decirte es que es muy difícil enfrentarte toda tu vida a lo que alguien puede decir de algo que te ha supuesto mucho esfuerzo, dedicarle tantas horas al cabo de un día, que te rechacen editoriales, agentes, crítica o público, y volver a levantarte o simplemente continuar con tu camino si no tienes pasión.

A Corín se le atribuye una frase como promesa dicha a la revista “Vanidades” con la que colaboraba:

Portada de la revista en la que Corin colaboraba.

Portada de la revista en la que Corin colaboraba.

Dejaré de escribir, cuando me caiga la cabeza sobre la máquina. Yo no me rindo. (Corin Tellado) Clic para tuitear

Pues eso mismo digo yo. No me rindo. ¿Y tú?

En muchos lugares he escuchado que la literatura de esta mujer es de género menor, poco menos que obras para personas poco cultas, con temáticas poco trabajadas y personajes muy previsibles. Imagino, que cuando no tienes la capacidad de producir de esta mujer, ni el bagaje de lectores que ella tiene a sus espaldas, hacer este tipo de afirmaciones es cuanto menos algo osado, o a lo mejor es menester hacerlo en un lugar dónde no te escuche mucha gente por si se ríen de ti con muchas estridencias y señalándote con el dedo de forma acusadora como el que acaba de cometer la mayor metedura de pata que se haya escuchado hasta el momento.

Se le ha reprochado una excesiva sencillez a la hora de escribir y poco uso de recursos estilísticos.

Yo me pregunto:

¿Esto realmente, de qué va? ¿De contar historias? ¿De contarlas de una determinada manera? ¿De que te entiendan cuando lo cuentas?

Estamos cansados de leer en las recomendaciones de sesudos expertos, y no tan expertos, que no se abuse de recursos como el “epíteto” (y yo estoy de acuerdo, ojo cuidado, sobre todo con este tipo de recurso) de no caer en cuestiones como los arcaísmos, cultismos, o lenguaje rebuscado (también lo estoy, pero nos referimos al abuso y al uso de los mismos sin conocimiento de lo que ponemos, simplemente porque queda bien). Más sin embargo, cuando encontramos ejemplos de este tipo, muchos se descuelgan con afirmaciones como las dichas anteriormente.

Bien, pues esta señora con toda su sencillez, simpleza y lo que quieras, consiguió conectar con el público. Un público, me permito recordar, que no es que tuviera una alta tasa de comprensión lecto-escritora sino más bien a la inversa (la tasa de analfabetismo era muy elevada). Consiguió hablarles de forma que la entendieran, eso que ahora llamamos encontrar tu propia voz narrativa, o el tono del mensaje de tu blog. Contarles historias de amor con finales felices a los hombres y mujeres (principalmente mujeres que eran sus lectoras más fieles), de una España maltrecha que estaba necesitada de los mismos. Incluso a pesar de que su propio mundo (el de la escritora), adoleciera de esa vida de “vino y rosas” que se contaban en sus novelas.

¿Quién tiene que juzgar eso?

Me refiero a la calidad y la riqueza estilística de tu escrito ¿aquellos que aceptan (lógico por otro lado) palabras como “amigovio” o “papichulo” o “tuit” o “bloguero”?

¿Aquellos que son considerados como los puristas de las letras y enarbolan a la primera de cambio exabruptos encendidos como justificación de pensamientos tales como “imbécil” o “hijos de puta”? (no es que me soliviante ni mucho menos, pero si que en cierta manera me cusa curiosidad el comportamiento prepotente)

Igual sería más sensato a tenor de su imagen de sesudos hombres y mujeres adalides de la cultura y garantes del buen habla, acudir a vocablos como “mentecato” o “vástago de fémina de vida licenciosa”. No lo sé. Yo a fin de cuentas (y gracias a lo que sea) no tengo la obligación de verme en una semejante. Tampoco me parecería prudente dármelas de guardián de las palabras, ni de los estilos. Básicamente porque están en continuo cambio y lo mismo termino de poner un artículo como el que lees ahora mismo, y en ese mismo instante ya se ha quedado antiguo. En este mundo nos vemos.

¿Quién era Ada Miller?

Es una gran pregunta para nosotros que hemos hablado tanto del seudónimo. En varias entradas y entrevistas en este blog.

CorinTellado

Sugerente al menos, ¿no? Pues las escribió la misma persona que has visto arriba.

Aquí te dejo una, por si quieres darle un ojo.  (o los dos, no te cortes).

Este es el nombre con el que Corín se lanza en 1979 a publicar novela erótica. Sí, de ese género del que yo imparto un curso. Y del que llegó a publicar hasta 26 novelas.

Sus obras han sido llevadas al cine, a la novela ilustrada, fotonovelas, e incluso tuvo su paso por el maravilloso y mágico mundo del serial radiofónico. (Ains. Pon aquí un suspiro de J.C, elevando su vista al techo con el rostro conspicuo evocando ese mágico momento en el que poder participar de una experiencia tan singular).

Pero su voracidad como escritora no quedó ahí, porque también cultivó el género juvenil.

Este punto lo hago resaltar por el famoso debate existente a día de hoy con el tema de la hiperespecialización literaria, que personalmente me plantea un conflicto interno importante puesto que, si bien observó la lógica actual en la cual hacerte oír en esta inmensidad oceánica de propuestas internaúticas, es muy complicado, si comienzas a dar bandazos y el público no es capaz de situarte en ningún lugar (ya sé que no mola esto de encajonarte pero no lo mires así) pues mucho más.

Pero por otro lado, cuando quieres experimentar como autor otros horizontes ¿por qué te has de cortar?

Pues para esto el seudónimo es una muy buena herramienta, y además no requiere de formación anterior, sólo de unas horas de comerte la cabeza para elegir el perfecto para cada ocasión.

Desde luego si algo tenía claro Corín Tellado era para quien escribía y a quien se dirigía, quien era su público.

Ese puede ser el mejor resumen del éxito de sus novelas y la razón más importante para que su forma de escribir fuera la que era. Pienso yo, aunque a lo mejor estoy equivocado.

¿A ti que te parece? ¿Me lo cuentas en los comentarios? 

Estaré encantado de leer tus impresiones al respecto de la entrada, y si te apetece puedes compartirla en tus redes sociales. Así me ayudas mucho, ;P

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
2 Comentarios
  • Paula Koval
    Publicado a las 03:24h, 07 junio Responder

    Hola, J. C., y gracias por presentarme a Corín Tellado. Soy Americano por nacimiento y residencia canadiense así que no tenía idea de quién era segundo a Cervantes en términos de lectores de Castilla.

    Las tres reglas simples para la escritura tienen sentido para mí. La disciplina hace el trabajo, y un escritor tiene un trabajo o un escritor no comer.

    Un escritor tiene que leer si él o ella desea evitar el temido “bloqueo del escritor”. Por lo que significa que no sean palabras está escribiendo hecho, y ¿de dónde vienen las palabras de entrada si no es en la mente mediante la lectura?

    Tener una pasión por la escritura es aproximadamente 2/3 de la carrera, en mi opinión. Estar enamorado de la palabra escrita que funciona mejor. Si usted visita a su amante cada vez que se escribe y se lee en entre sesiones de escritura, y se toma el momento para leer y escribir, ¿cómo puede no tener éxito en la escritura?

    Aprecio profundamente su compartir todos los conocimientos, las entrevistas y los comentarios que usted tiene en el pasado. No se han perdido en mí.

    Muy sinceramente, se lo aseguro,

    Paula

    • JC Sanchez
      Publicado a las 09:20h, 07 junio Responder

      Hola Paula. Bienvenida de nuevo.
      Muchas gracias por tus palabras. Viniendo de donde vienen, es un auténtico placer para mí.
      Es curioso que, en líneas generales, suele haber un mayor gusto e interés por los escritos y autores en lengua castellana fuera de nuestras fronteras, que en las propias. Teniendo en cuenta como dices, tu filiación norteamericana, esto se sustenta.
      Me alegra profundamente que te haya gustado la entrada, y la encuentres útil. Estoy completamente de acuerdo contigo, y por supuesto con los consejos de Corín. Pero fundamentalmente con uno de ellos, la PASION. Sin ella, no hay nada que hacer. Pero no solo en el ámbito de la escritura, sino en ningún aspecto de la vida, nada a lo que quieras dedicarte.
      De nuevo muchas gracias por acercarte hasta este rincón de letras y comentar.
      Un fuerte y sincero abrazo.

Publicar un comentario