DAME UNA DUDA Y YO TE MOSTRARÉ UN VERSO INCIERTO

google images

google images

DE DUDAS, VERSOS, PREGUNTAS Y OTRAS COSAS

¿Sintió Jasón la distancia de Penélope?

¿Acaso Paris tuvo miedo a Troya por su Elena?

¿Fue la muerte de Calixto un cruel engaño

ante lo ojos de su amada Melibea?

¿Siente tu pecho tamaño desatino?

¿Palpita en el embozo de los días?

¿Es tu pesar, collar de grandes eslabones

caminados en el desierto de la prisa?

Es un desagarro cada sílaba silente

suspendida en el ahogo de la nada,

caminada, distante y perezosa

en el sentido confundido, ayer presente. 

Y hasta ahora, continúa de mi mano

y lo abrazo como si de mi fuera el tenerte,

sabiendo que tu espera no es Penélope

ni mi guerra la de Troya, antigua suerte. 

Subido a la brida del tormento,

sopeso el engranaje de esta rueca. 

Si me paro, el camino se hace angosto,

si camino, paso de largo…

te pierdo finalmente. 

www.freeimages.com

www.freeimages.com

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
4 Comentarios
  • Magdalia
    Publicado a las 10:06h, 29 abril Responder

    A veces es complicado caminar y saber a qué paso hay que ir…

    • Jose Carlos
      Publicado a las 04:35h, 30 abril Responder

      Bienvenida de nuevo Magdalia.
      Bueno, complicado es siempre. No conozco ninguna cosa en esta vida que sea fácil como tal. Te puede parecer más que otras, pero en el fondo, tiene su complejidad también. Conocer de manera exacta lo que hay que hacer en cada momento, además de premonitorio, en cierta manera me parecería hasta aburrido, ¿no?
      Muchas gracias por comentar.
      Saludos.

  • Carol
    Publicado a las 14:52h, 29 abril Responder

    La eterna duda, actúo o no? Si peco
    por acción o por omisión. Esperar siempre es un tormento y no hacerlo …el olvido. Cuestión de carácter, quizás.
    Gracias una vez más.

    • Jose Carlos
      Publicado a las 04:32h, 30 abril Responder

      Hola Carol. Bienvenida de nuevo.
      Es cierto, siempre estamos dudando, pero también porque tenemos que estar eligiendo, decidiendo de manera continua, y eso me parece maravilloso. Tener la libertad de elegir nuestros propios caminos. Por eso, no podemos poner en manos del destino ni de los demás aquellas cosas que nos suceden posteriormente, puesto que las mismas son consecuencias de nuestros propios actos.
      Tanto hacer, como no hacer, son decisiones propias. Y como bien dices, cuestión de carácter. O de circunstancias en la vida. Las que tomamos en base a un mismo acto, no son iguales en un momento u otro de nuestras vidas, bien por edad, por conocimiento, por experiencia o por oportunidad.
      Gracias a ti por comentar y aportar a esta casa una vez más.

Publicar un comentario