creación-de-mundos-con-Tolkien

10 MOTIVOS PARA DAR VIDA A ELFOS, ORCOS Y DEMÁS FAUNA FANTÁSTICA SEGÚN J.R.R.TOLKIEN

Gracias al libro “Las letras de J.R.R.Tolkien” editado por Humphrey Carpenter, tenemos la posibilidad de entender su visión al respecto de la creación de los mundos clásicos que aparecían en sus novelas. También de sus miedos, incluso de sus fobias y de lo importante que para él era la escritura, teniendo en cuenta las dificultades y malos momentos personales y profesionales por los que atravesó. Algunas cartas enviadas en 1946 nos dan una aproximación a estos consejos para escritores.

No voy a entrar a descubrirte la biografía del mismo, porque ya la conocerás sin duda, así como su obra y no quiero hacerte perder el tiempo. Lo que si quiero compartir contigo son los aspectos más importantes de la vida de un escritor, bajo su punto de vista. A lo mejor pueden servirte como a mí me han servido. Si es así, me doy por satisfecho.

1.    La vanidad es inútil. “Desde luego, yo espero dejar todo revisado y en orden. Después si quieren, que lo tiren a la papelera porque al final, todos los libros de este mundo acaban allí de todos modos”. (Quizá esta sea una visión un tanto negativa del mundo y que no se corresponda tampoco demasiado con la idea de no ser vanidoso, pero para Tolkien el propio proceso de escribir era mucho más importante que el resultado en sí mismo que se veía publicado…) Extracto de una carta a Sir Stanley Unwin de 31 de Julio de 1947.

2.    Mantener la mente fría. A pesar de tener muchos problemas personales, de estar enfermo, de tener un exceso de trabajo enorme, y de perder a su hijo Cristopher, por alistarse en la Marina Real (Royal Navy), dejó todas estas cosas a un lado y continuó escribiendo. Equilibró su trabajo diario ya que su deseo, era escribir historias épicas como las que nos dejó de la Tierra Media. A pesar de todo, de lo difícil y cuesta arriba que se le hacía en muchas ocasiones, siguió escribiendo, con calma pero lo hizo. No obstante se tomó (como todos sabéis) siete años para escribir “El Hobbit”. Extracto de una carta de 21 Julio 1946 a Sir Stanley Unwin.

3.    Escucha las críticas. Cuando Tolkien se refiere a cuestiones como lo dicho por C.S. Lewis respecto a El Señor de los Anillos: “Puedes hacerlo mejor que eso: Mejor, Tolkien, ¡por favor!” Debería intentarlo. (Dice él) Entonces lo que debes hacer es sentarte y escribir ese capítulo, esa descripción una y otra vez hasta que quede como crees que debería quedar. En este sentido habla, con respecto a una de las escenas de El señor de los anillos comentando que dio lo mejor de sí mismo, al referirse al enfrentamiento entre Gandalf y Saruman, en la devastada ciudad de Isengard. Extracto de una carta de Tolkien a su editor al respecto de un comentario de C.S.Lewis.

4.    Permite que todo tu interés se centre en una cuestión: escribir. Lo primero que le interesó a Tolkien, fueron las lenguas. Le encantaba la idea de crear sus propias lenguas basadas en las más antiguas. Su interés radicaba en la creación de culturas basadas en estas lenguas antiguas y escribir historias sobre ellas que han acabado convirtiéndose en leyenda por sí mismas. Si estás escribiendo algo, que realmente no te apasiona, no amas, escribirás algo plano y sin vida, que no transmitirá al lector. Y lo peor que le puede pasar a un escritor, incluso por encima de no gustar, es dejar indiferente a los lectores con aquello que escribes. No despertar emociones de ningún tipo.

escribir-para-escribir

Si con un trabajo tan laborioso como el de confeccionar la Tierra Media, no amas escribir, es imposible llevarlo a término.

5.    La poesía es el camino hacía la prosa. Cuando Tolkien no podía expresar sus pensamientos en prosa, “escribía la mayoría de ellos en verso”. (He de confesarte que este punto no lo conocía en la vida de Tolkien, y que por supuesto salvando las enormes diferencias que nos separan a ambos, yo también suelo hacerlo y me ayuda enormemente a conocer lo que quiero decir con algún personaje). Intenta componer tus pensamientos en verso, de esta manera tu cerebro tendrá que pensar y concentrarse sobre las frases, la estructura y los recursos literarios.

6.    Feliz accidente. La casualidad a veces existe. (Aunque a mí me gusta más creer en la causalidad) “El Hobbit, vio la luz e hizo que conectara con A&U por accidente”. A veces los accidentes ocurren, y a veces estos accidentes harán que se encuentren escritor y editor o crearán una novela entera. Tolkien creaba mundos completos y solía conocer los mitos y leyendas más icónicos, historias arquetípicas basadas en lugares mágicos. A pesar de esto, planificaba todo con meticulosidad, hacía que ocurrieran accidentes felices. Algunos accidentes pueden ser una bendición.

7.    Los sueños nos dejan la inspiración para nuestras obras. “Cuando dormía tenía un sueño espantoso, una ola inevitable salía del mar en calma y se elevaba sobre las verdes tierras del interior… y me despertaba boqueando fuera de las profundas aguas. Solía dibujar o escribir malos poemas sobre esto”. Cuando estaba inmerso en el proceso de escritura, incorporaba estas sensaciones, estas emociones durante la invasión de la Tierra Media por Mordor. Lo utilizó en varios pasajes como: en el diseño de Isengard, los pantanos muertos, y cuando Sam casi se ahoga al ir siguiendo a Frodo.

8.    La gente real puede ser un gran personaje. Tolkien se inspiró en la gente real para crear la población y los personajes del maravilloso mundo de la Tierra Media. Mira a tu alrededor. Muchas de las personas con las que pasas tu tiempo cada día puede ser un fantástico personaje en tu novela. Es divertido imaginarles como héroes o lo que podrían hacer realmente si una situación se presenta de manera peligrosa.

personajes-de-novelas

Me encanta pensar en la idea de que Arwen, es un personaje real ¿a ti no?

9.    Tú puedes ser el próximo Súper Ventas. A Tolkien le sorprendió el éxito de su primer libro. El sentía que, literariamente hablando, la naturaleza de su primer best-seller había sido por completo un accidente. Es decir, le llegó por sorpresa. Esto da esperanza a todos los escritores, sobre todo saber que él no logró su estatus sin seguir la mayoría de estos consejos.  

10. Los libros que escribes pueden parecerte poca cosa. “Yo ahora, encuentro algunas partes buenas en El Señor de los Anillos”. Esto decía cuando leía sus libros años después de haberlos escrito. Debes disfrutar del camino de escribir tu libro. Del proceso. El resultado final ya se verá.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
Sin comentarios

Publicar un comentario

¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

[vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]