Deseo: Cuando el reloj ofrece ilusión de cosas imposibles

 

Todas las mañanas, el reloj se para a las 6:45 am.

Ni un minuto antes, ni un minuto después, sino exactamente a las 6:45am.

La distancia se hace progresivamente más corta entre sus elegantes pasos y mis deseosos ojos. Las puntas de su pelo cobrizo, entre rizos voluptuosos, señalan su sensual y rosada boca, perfectamente perfilada, y sus largas y bien moldeadas piernas la acercan a mi deseo.

Sus pechos turgentes, se adivinan tras la fina camisa de hilo, y la lencería, elegante y refinada, que los realza a mi imaginación.

Mis labios y mis manos avanzan hacía ella, en el instante en el que menos de 30cm separan el halo de su misterio de mi erección más intensa.

Su perfume baila con mi pituitaria a su antojo, y ese es el momento en el que las luces se encienden y sendos respetuosos “Buenos días”, se difuminan en el aire. Un aire que acoge el fuego de mi mirada apagandose en el hielo de su indiferencia, y el reloj deja paso a unas eternas 6:46am…

 

a oscuras www.photopin.com

a oscuras www.photopin.com

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
4 Comentarios
  • Carol
    Publicado a las 20:45h, 09 febrero Responder

    Un relato precioso José Carlos. Tiene cuanto debe tener para enganchar al lector hasta el final.
    Enhorabuena y gracias por acostumbrarnos a estas cosas 😉

    • Jose Carlos
      Publicado a las 05:38h, 10 febrero Responder

      muchas gracias Carol. Como siempre tus palabras son un bálsamo para seguir escribiendo. Gracias por acostumbrarte tan rápido a los mismos, y demandar más.
      Palabras así, hacen que la sensación de que alguien del otro lado recibe lo que escribes es agradable. Hace que tenga sentido escribir lo que escribo al provocar reacciones y emociones en las personas, y sobre todo que hay personas del otro lado de la pantalla, esperando a leer las locuras que se le ocurren a esta cabeza.
      Gracias de nuevo! 😉

  • Mar
    Publicado a las 07:49h, 10 febrero Responder

    me ha gustado mucho, creo que a todos nos ha sucedido, soñar y luego despertar sabiendo que nuestro sueño se ha ido. gracias

    • Jose Carlos
      Publicado a las 10:26h, 10 febrero Responder

      Muchas gracias por tu comentario Mar. Desde luego, todos tenemos sueños, deseos, ilusiones, la vida se compone de eso, que es lo que te motiva a tomar decisiones, a hacer cosas, a levantarte cada día en post de ello. Aunque el mismo se haya ido, al menos por el momento, la idea es pensar que siempre tienes un mañana, unas nuevas 6:45 donde tu sueño se puede cumplir porque la vida te ofrece una nueva oportunidad de tomar decisiones. En la siguiente que haremos, nos quedaremos en nuestra zona de confort o visitaremos un poquito la de estrés coqueteando con un éxito más que plausible?
      Está en nuestras manos.
      Un saludo

Publicar un comentario