DISERTACIONES CON EL TIEMPO

Del tiempo nos acordamos poco generalmente. Quizá cuando estamos tristes. Quizá en los cumpleaños. Quizá cuando sufrimos una enfermedad…quizá cuando perdemos a un ser querido.

Quizá cuando somos jóvenes y no se nos permite hacer lo que queremos por parte de nuestros padres y nos alzamos en rebeldía pidiendo que ese tiempo se acorte y crezcamos más rápido. Quizá cuando nuestros hijos se hacen mayores y clamamos al cielo, en busca de consuelo, rogando que no pase tan rápido a nuestros ojos, y sigan siendo niños más tiempo.

El caso, es que no estamos conformes nunca. Quizá por nuestra propia diplomática. Nuestro inconformismo constante, malentendido y caprichoso, queriendo poner siempre las cosas a nuestro servicio en lugar de dar nosotros el primer paso, y mostrar nuestra disposición a HACER primero.

¿Si tuvieras frente a frente al tiempo? ¿Qué le dirías? ¿Que le preguntarías? ¿Qué le pedirías? Imagina que el Universo tiene una realidad paralela que permite varias líneas del tiempo a las que poder saltar. ¿Lo harías?

www.photopin.com

DISERTACIONES CON EL TIEMPO

Corta vida contempla mi pasado,

algunos dirían que quizá fuera anciano.

Si cinco siglos desaparecieran de repente

sin duda así sería.

Cinco centurias y casi tres décadas

es calendario más que suficiente

como para ser pieza de museo,

reliquia venerada y olvidada

por jóvenes insatisfechos, confusos y empobrecidos.

Cualquier tiempo pasado nunca fue mejor,

pero, ¡qué rápido olvida el humano!

y ¡qué poco aparenta su cerebro!

¡qué preocupados por lo que ha de venir!

y sin embargo…qué poco importa lo que vivimos.

Tan despiertos, y tan adormecidos

que quizá vivir no importa demasiado

sino vivir corriendo

por si mañana morimos.

Antes ya no importa, mañana no sabemos

si seguirá contando con nosotros mismos.

Hoy se que por aquí respiro

pero mi aire sigue siendo mío.

Sólo puedo estar seguro de una cosa,

y es, de que al final morimos.

Pero…entonces

¿para qué vivimos?

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
6 Comentarios
  • S.
    Publicado a las 07:58h, 12 Diciembre Responder

    ¿Aún no lo sabes?

    • Jose Carlos
      Publicado a las 08:18h, 13 Diciembre Responder

      Como decía una amiga mia en una foto manipulada y colgada en su muro de FB haciéndose eco de una reflexión famosa “Sólo se que no se nada” . En mi caso sigo buscando, cada día. Eso es lo que sé, preguntar, hacerme preguntas todos y cada uno de los días. La mayor parte de las veces las plasmo en letras, y os las presento para compartirlas con vosotros en forma de historias. Unas veces las compartimos, otras no, pero la mayor parte de las veces quedo satisfecho con el resultado porque contestas a las mismas con vuestros pareceres, la mayor parte de las veces completamente diferentes a mis sentires, pero el descubrir un esbozo de sonrisa en mi cara mientras os leo, es más que suficiente.
      Muchas gracias por comentar, una vez más Susana.
      “Vivit et est vitae nescius ipse suae” Ovidio. 😉

  • Sonia Le Lo
    Publicado a las 13:29h, 12 Diciembre Responder

    El tiempo es un tema muy complejo y lo cierto es que queda resumido en una sóla palabra.
    Me gustó el poema del final, pero disertaciones sobre este tema hay muchísimas. Te dejo una de mis últimas entradas dedicadas a este tema, por si te apetece pasarte a verla: http://fotoalquimiada.blogspot.com.es/2014/07/solo-tiempo.html
    Un saludo!!

    • Jose Carlos
      Publicado a las 09:11h, 13 Diciembre Responder

      Bienvenida Sonia a este espacio. Desde luego el tiempo como bien dices, es un tema complejo, atractivo, que provoca en la mente de todos desde el principio de los tiempos distintas preguntas en distintos momentos de nuestra vida. Incluso, resumirlo en una sola palabra, es muy literario, aunque todos sabemos como bien dices que va mucho más allá y que da para muchas reflexiones. La cuestión no está en lo mucho que da para escribir o para hablar o para plasmar en cuadros o fotografías, o películas…sino, ¿aprendemos cuando lo comentamos después? “Dum loquor, hora fugit” (mientras hablo el tiempo pasa) Ovidio “Horae quidem cedunt et dies et menses et anni” (ciertamente pasan las horas, los días, los meses y los años) Cicerón. Por supuesto, no hago otras referencias al respecto como la foto que aparece en la entrada de un cuadro de Dali, Einstein, o el propio Borges que lo trabaja de un modo magistral en su obra. En conclusión, muy de acuerdo con la complejidad del mismo, con lo atractivo del tema y con las reflexiones generadas al respecto. Muchas gracias de nuevo por comentar. Buen trabajo el de las composiciones de tu blog por cierto 😉
      Un saludo.

  • Alejandra Sanders
    Publicado a las 02:11h, 13 Diciembre Responder

    Hola mi querido José, me encantó tu disertación. Al tiempo lo vapuleamos, lo hacemos nuestro enemigo en lugar de ir de la mano junto con él, muy reflexivo y profundo poema, felicitaciones. Abrazos.
    “¡qué preocupados por lo que ha de venir!
    y sin embargo…qué poco importa lo que vivimos.”

    • Jose Carlos
      Publicado a las 08:21h, 13 Diciembre Responder

      Como siempre, mi querida Alejandra. Muchas gracias por compartir tus sensaciones con todos nosotros. Comparto lo que dices, nos empeñamos una y otra vez en pelearnos con el tiempo en lugar de aceptarlo tal y como es, y de la misma manera, esta forma de ver las cosas con algo, tan sumamente implacable como el tiempo nos la llevamos a otros aspectos como los amigos, la familia, y las parejas, y nos comportamos de la misma forma, no aceptamos, tratamos de moldear a imagen y semejanza, y al final…después de tanta pelea, sólo nos queda tiempo transcurrido.
      Gracias por comentar.
      Un bs.

Publicar un comentario

¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

[vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]