DOS PASTORCILLOS: SALUSTIO Y GENEROSO

Aunque estamos concluyendo estos fastos navideños (algunos incluso dirán que afortunadamente) en este, mi segundo post del año, quería dejaros con un tributo a un género que se cultivó hace algún tiempo.

Me estoy refiriendo al género bucólico o pastoril. Algunos enmarcan la aparición de este género como poético desde los tiempos de Teócrito (310 a.C-260 a.C) ¡ya ha llovido!  ¿eh?. Otros hacen referencia más a la novela pastoril que se cultivó en el Renacimiento europeo. Yo me inclino más a pensar en la primera opción, y que como consecuencia de ello, las referencias y las influencias estilísticas en la obra de otros autores como Virgilio, son más que notables.

Sea de una manera u otra, lo que es cierto, es que la poesía bucólica cristiana, posterior a los clásicos, tiene una cierta influencia de este genero, y que a mí personalmente me da un halo romántico interesante para poder componer. ¿Y qué menos que estas fechas para poder presentaros en dos entregas esta historia de pastores?

¿Qué os parece? Detrás de la aparente fachada rustica de la historia, se esconde otra de mayor calado en cuanto a las miserias humanas. ¿Te atreves a dar tu opinión al respecto? ¿Ahora o mejor esperas a la segunda entrega mañana?

Tu mismo, tu decides 😉

pastor2

SALUSTIO Y GENEROSO

Dos pastorcillos hallabanse sentados,

por Salustio y Generoso

ilustres nombres tenidos.

Mientras sus rebaño pacen

yantan sus viandas amigos

mirando que nubes guarden

lluvia, como su sombra los pinos.

El morral al suelo echado,

al pié del cayado amigo

vomita panes y quesos

jamón, cecina y tocino,

que aunque malos tiempos sean

campo al pobre da cobijo,

como Salustio le ofrece

a Generoso su exiguo

aunque bien prensado

y oloroso cigarrillo,

tras apurarse unos tragos

del pellejo de buen vino.

La tierra huele a mojado,

cuando pastores y olivos

escuchan y se alimentan

de alientos de amor oídos.

Quien los cantaba besaba

las manos de noble falda

cuando tintines sonaban

de la mano a su bolsada,

y Terpsicore en un guiño

olvidaba en una jarra,

que algún ansioso de versos

para su amada compraba,

y hasta recibir los cantos

en un papel que manchaba,

soportaba con doblones

espurias de cortes depravadas,

que la carcoma en madera

hueca primera separa

la vida de la belleza

siendo belleza en fachada

que podrida en sus entrañas

desmadejada bracea

por los hálitos que traga

en grandes bocanas viejas.

¿Para qué darle consejos

a quien no los necesita?

¿Por qué habría de revelarle

la luz al opaco estado?

Si componiendo canciones

los caminos me procuro

y con conjuros de amores

licor afrutado embucho,

dejemos reyes y  ministros

en sus altos pedestales

que para protestar prendido

formo rebaño en las calles.

Un joven borrego entonces

a Generoso se acerca,

ante la atenta mirada

de otra de sus ovejas

la que madre pace pastos

y deja que aprenda su cría.

Curioso, el joven ovino,

a un paso está de los hombres

y grita como sus nombres

en tiernos largos balidos.

Las palabras de Salustio

llevan sus protestas hilo

y sólo risa a los cuerpos

de los pastores tendidos.

Cuando el reluciente cordero

su disertación termina

han quedado los pastores

igual que antes de oirla

y Generoso, que es amo,

uno de sus brazos estira

para agarrar al cordero

de su blanca pielecilla.

CONTINUARA…

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
3 Comentarios
  • Alejandra Sanders
    Publicado a las 21:45h, 03 Enero Responder

    Hola Jose, no acostumbro a leer poesía bucólica. Aun así me gustó, tanto por su forma como por su contenido.
    Abrazos!!

    • Jose Carlos
      Publicado a las 12:01h, 04 Enero Responder

      Muchas gracias por el comentario Ale. Doblemente agradecido por que además no acostumbras a consumir este tipo de literatura y ello le concede doble valor. Es un género que a día de hoy no se cultiva demasiado pero que en tiempo tuvo su momento, y que además ha dado paso a la evolución de la poesía. Abrazos.

  • DOS PASTORCILLOS: SALUSTIO Y GENEROSO (CONTINUACION) - EscriViviendo
    Publicado a las 12:44h, 04 Enero Responder

    […] PASTORCILLOS: SALUSTIO Y GENEROSO (CONTINUACION) DOS PASTORCILLOS: SALUSTIO Y GENEROSO CHARLES BARNABY EN EL TREN CAMINO A BRISTOL (CONTINUACION) DE RESUMENES, CONSIDERACIONES Y […]

Publicar un comentario

¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

[vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]