¿QUÉ PUERTA ELIGES? EDICIÓN TRADICIONAL, AUTOEDICIÓN, COEDICIÓN.

Aparecen ante ti como las opciones de tocar las nubes. Mientras sean opciones y no te quedes allí…todo bien.

Esta semana, mientras preparaba el programa de ayer por la noche para la radio, me di cuenta de que sigue habiendo muchas dudas respecto a las diferencias que existen entre las distintas formas de publicación.

Sí, aunque no te lo creas, muchas personas no conocen las diferencias entre:

·      Edición tradicional

·      Autoedición

·      Coedición

¿Qué se necesita?

Principalmente, tener claro qué es lo que quieres.

Me dirás:

“Yo lo que quiero es publicar mi libro”.

Sí, pero

¿Has pensado de qué manera lo quieres hacer? ¿con quien? ¿dónde quieres llegar?

“Al mayor número de gente posible”

Claro, pero eso no te lo garantiza ninguna de las opciones anteriores.

Dentro de tus elecciones, el resultado final dependerá siempre de ti, salvo que en el caso de la edición tradicional lo único sobre lo que no podrás decidir, es que decidan apostar por tu novela en su catálogo de publicaciones.

Para ello, ya te hablé en su momento como podías ponerte en contacto con ellas para tratar de seducirles con tu arte y obtener una respuesta positiva de su parte. Lo hice aquí.

No te voy a abrumar en esta entrada contándote qué es cada una de ellas porque para eso en la red tienes muchas que lo hacen estupendamente. Yo te voy a aconsejar esta de Mariana de Eguaras, que es muy completa para que puedas ampliar tu conocimiento al respecto de este tema.

Si no te ha quedado claro del todo, y te asaltan dudas al respecto, te dejo otras dos:

Diana P. Morales

Ana Katzen

Lo que yo voy a hacer, es comentarte lo que bajo mi punto de vista son ventajas y desventajas de las distintas opciones.

Como siempre te digo, lo que te dejaré es mi opinión personal, basada en mis experiencias pero esto no tiene por qué ser lo que te suceda a ti.

Perfectamente puedes optar por cualquiera de ellas y que tus resultados sean, con mucho, diferentes a los míos.

Todos los ojos están pendientes de ti. O al menos eso es lo que quieres que los ojos del mundo se fijen en tu novela.

Editorial Tradicional.

La mayor parte de los escritores queremos entrar en esta alternativa. Se le critica mucho, por activa y por pasiva, porque es verdad que hay cosas mejorables. Pero ¿quién no tiene cosas que mejorar?

Ventajas:

·      Sigue siendo la opción más profesional de cuantas se tienen en el mundo de la publicación.

·      La visibilidad que consiguen los autores publicando con ciertas editoriales es mayor.

·      Hay ciertas cuestiones relacionadas con la distribución de las que no tienes por qué preocuparte.

·      Un gran número de autores y de lectores, considera que les proporciona mucho más prestigio publicar en esta vía.

·      Siempre tienes un cierto colchón a tu espalda (aunque no con todas las editoriales es así) en el caso de que las cosas no salgan del todo como pensabas.

Desventajas:

·      Llegar a una editorial, llamar a la puerta y que te haga caso a la primera, no es nada sencillo. Más bien a la inversa, probablemente recibas muchos rechazos. Esto puede generarte situaciones de ansiedad y de cierta pesadumbre (a  nadie nos gusta recibir negativas de manera constante). Conocer el hecho y trabajar aquellos aspectos de tu novela que no sean del todo correctos, hará de ti un mejor escritor y de tu obra un mejor producto final.

·      Que estés dentro de un catálogo editorial no es sinónimo de éxito definitivo. No te puedes tumbar a la bartola como si todo estuviera ya conseguido. No. Tú serás quien tengas que estar encima de tu novela y ayudar de alguna manera a que vaya teniendo la repercusión que necesita. ¿Por qué? Pues porque si no eres un autor/a conocido, tienes que hacer esa función. La editorial te ayudará en la organización de presentaciones, a estar durante determinadas semanas en los montones de novedades, en las mejores situaciones de las librerías, a estar en medios de comunicación de distinta índole… sí, pero no es eterno. Recuerda que no serás, al menos al principio, su nombre de relevancia.

·      Hay quien se queja de los adelantos entregados a cuenta de las ventas de una novela, por insuficientes según las opiniones de los mismos. Puede que tengan razón en las quejas, ya que recibir un adelanto de en el mejor de los casos 3000 euros por dos o cuatro años de trabajo con una novela, se antoja insuficiente. Pero piensa un segundo, eres un riesgo para una empresa cuyo objetivo y razón de ser es vender libros y a ti aún no te conoce el público; están apostando por ti.

Buscando aparecer en los titulares de la prensa como las grandes figuras de la literatura actual. Pero tienes que saber que no es nada sencillo. Ni con las formas tradicionales, ni con las opciones un poco más actuales.

·      Tampoco faltan las quejas con respecto a la liquidación de los royalties por las ventas de los ejemplares y el oscurantismo que en algunos casos se da. En este caso, no creo que haya que tirar contra las editoriales porque dentro del sector algunos (como en todos los sectores) realicen prácticas poco recomendables. La mayoría de las editoriales suelen cumplir escrupulosamente con el pago de los royalties que se deben a sus autores en el tiempo y forma que aparecen en los contratos.

 

Autoedición

Implica básicamente un DIY (Do it Yourself o Háztelo tú mismo) partimos con las siguientes

Ventajas:

·      Tienes el control total sobre tu obra. No tienes plazos de entrega más que los que tú quieras ponerte (que igual ya son demasiado exigentes).

·      Entras en las decisiones del diseño de la portada, de la sinopsis y de todo lo referente al marketing de tu obra. Nadie va a hacer por ella lo que no hagas tú. Un momento ¿nadie?

·      Aquí llega la tercera ventaja tú decides con qué profesionales cuentas para poder darle el brillo esplendor que necesita a tu novela. Hay una multitud de profesionales freelance de los distintos sectores (correctores, maquetadores, portadistas, ilustradores…) deseando que te pongas en contacto con ellos para poder realizar los trabajos que necesitas por tu obra.

·      Las regalías que obtienes, son mayores (generalmente) a las que obtienes con la publicación tradicional. Si no lo sabes te diré que por ejemplo en Amazon están en el entorno del 70%.

·      En estos momentos también puedes publicar en papel, no solo en formato electrónico. Hace unos años eso no era posible. Bueno, lo era pero no dentro de estas plataformas de las que te hablo. A día de hoy, incluso, tienes tu novela en papel y usas las vías de distribución de las empresas que se dedican a ello.

·      Tienes el control total de tu obra en todo momento. Esto está muy bien, pero también exige una gran responsabilidad y un comportamiento espartano y muy profesional si quieres gozar de la visibilidad que merece tu obra.

·      No son pocos los casos en los cuales ya se ha visto autores que comenzaron autopublicando sus novelas y que han sido fichados, posteriormente, por editoriales del marco tradicional. Te voy a dar tres ejemplos: Juan Gómez Jurado, Eva García Sáenz de Urturi y David B. Gil. Son tres, pero hay muchos más.

Desventajas:

·      Hoy en día la competencia es brutal. Se suben a las plataformas unas enormes cantidades de obras en distintos géneros que intentan hacerse con su hueco. Esto le exige al profesional un mínimo conocimiento de los mecanismos por los cuales se rigen las plataformas para conseguir una cierta notoriedad. Al final parece que eres el tipo bajito del fondo que se esfuerza saltando detrás de toda la muchedumbre intentando que le hagan caso.

·      La distribución en el circuito de las librerías de toda la vida, las de soporte físico, es complicada.

·      Te exige una inversión inicial de dinero para contratar a los profesionales de los que hablábamos en las ventajas. Es cierto que luego puedes recuperar la inversión, pero siempre corres el riesgo de que eso no sea así. Pero bueno, lo decides tú.

·      Algo de lo que nunca se habla lo suficiente y que cuando anuncié a un amigo que hablaría en el programa de este tema me dijo: “Cuéntalo todo, triunfar no es sencillo en ningún lado, tampoco si te autoeditas”. Y es cierto, como has venido viendo en todo el artículo no me cansaré de decir que necesitas currártelo mucho, poner sobre la mesa todo de ti, lo mejor, y aún así puede que no sea suficiente porque el público no le parezca bien o no hayas sido capaz de encontrar los mecanismos correctos para llegarles. Tómatelo como ensayo error y aprende.

Coedición

En el tercer caso, casi no me voy a parar a contarte ventajas o desventajas, el motivo es porque creo que no es la mejor de las opciones y no puedo recomendarte algo que no me parece bueno para ti. La razón es que yo no la elegiría nunca, sobre todo si tenemos en cuenta que siempre tienes la autoedición para poder hacerlo.

Pagar a alguien porque publique alguna de tus obras en sí mismo ya me parece algo rocambolesco. Viene a ser más o menos lo siguiente: “Tú escribes el libro, los gastos de “producción” del libro van al 50% (eso en el mejor de los casos porque algunas veces es incluso más gravoso para el escritor) y luego las ganancias ya veremos si también van al 50%”.

Entonces aquí el que curra soy yo, y tú te lo llevas muerto ¿no? Buen negocio ese.

La distribución de la obra ni que decir tiene que en muchos de estos casos es completamente nula.

Lo dicho, no lo recomiendo.

¿Qué opciones tenemos en el caso de la autoedición?

Creo que son de sobra conocidas pero como siempre hay quien llega por el blog y no conoce muy bien aún este mundo te voy a dejar por aquí algunas de las opciones que existen a día de hoy. Evidentemente de las editoriales tradicionales no dejaré un listado, lo puedes consultar en la red sin problema además te aconsejo que lo hagas porque dependerá los envíos a las mismas en función del género al que te dediques así como si recepcionan originales no solicitados o no.

1.     Amazon

2.     Kobo

3.     Lektu

4.     Bubok

5.     Smashwords

6.     Tagus

7.     Nook Press

 

Desde que publiqué mi primer libro en el año 2002, año en el que conocía mucho menos de lo que a día de hoy sé, hasta ahora se ha evolucionado mucho en la industria del libro y los escritores tenemos muchas más opciones para poder publicar. Cada uno considerará en función de sus particularidades cuales son las mejores opciones de las que dispone. Yo pasé por todas ellas, y he tenido mis experiencias personales que me llevan a opinar de la manera que lo hago a día de hoy.

Seguramente tú tengas opiniones parecidas o distintas. Si es así me encantaría conocerlas y debatirlas contigo en los comentarios. Déjame uno.

Si además consideras que le puede ayudar a algún conocido, no dudes en compartirlo. A mi también me ayudas. ;P

No te imaginas lo contento que se pone uno cuando ve encendido en el dashboard la luz de los comentarios.

 

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
Sin comentarios

Publicar un comentario