EL POETA DEL DULCE ANHELO

En este día comenzamos una nueva aventura con este blog.

He querido darle este titulo para avanzar lo que en el prologo de mi primer libro “El versador de sueños” avanzaba: “…Estos textos encierran en sí mismos una historia dentro de otras historias en un hilo mágico de eternidad. En un “dulce anhelo de perfección”.

cortesia de photopin

cortesia de photopin

La idea de este blog es plasmar poco a poco todas y cada una de las creaciones que desde esta primera publicación en verso, hasta ahora, he venido realizando. Poder acercar a todos los que ahora mismo me leéis, sentimientos, rimas, versos, cuentos, narraciones y algo más, para compartir de la manera más sincera que pueda aquello que despierte sensaciones y emociones en quienes confíen unos momentos de sus ajetreadas vidas a mis letras.

Después de este prologo, una buena amiga, que animó desde su distancia radiofónica la publicación de esa primera obra y una nueva andadura de mi persona, comentaba cosas como “…Mis compañeras (Paqui y Cristina) y yo nos miramos a través del cristal que separa el locutorio del estudio técnico e hicimos un gesto que venia a decir : Vaya, pues si que escribe bien este chico…” “…el libro de versos que vimos nacer en un programa nocturno de radio. Versos que rebosan amor por todas partes como suele rebosar la poesía primera.” Muchas gracias Mara, fue y sigue siendo un inmenso placer.

Por ello permitidme también, aunque pueda parecer prematuro por mi parte que aquí os deje parte de aquellos versos como antesala a lo que espero sea una publicación muy periódica.

Soñé por un momento anoche,

que en tus ojos habitaba,

y a tus pestañas, curioso,

como a un balcón me asomaba.

Logré ver por qué tu mundo

a mi cabeza turbaba

por qué tu radiante gesto

ínfimos mis versos dejaban.

Admiré en la intimidad

que tus párpados me daban,

el negro océano de tu pupila

donde mi vida moraba.

Navegué por el rio de tus venas

que el rojo intenso bañaba,

disfrutando a cada paso las virtudes

que tus silencios otorgaban.

Vi mi reflejo en tu alcoba,

vi como la vida pasaba.

Y vi, cuando mis pasos

a tu pecho se acercaban,

como tu corazón latía

al ritmo que el mío tocaba.

Regresé al remanso de tus aguas

donde mi sueño empezara,

decidido a navegar

por el perfil de tu cara

sin saber, ¡pobre desdicha!

que en este cuento yo era

lágrima, que de tus ojos brotara.

Espero que entre todos poco a poco, podamos ir desgranando palabras y disfrutando “ENTRELETRAS” de nuestros silencios, nuestros anhelos, nuestros suspiros, y nuestros sueños.

Os espero.

Gracias de antemano.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
2 Comentarios

Publicar un comentario