escritora

ÉRASE UNA VEZ: ANA MARIA MATUTE (Los escritores son magos)

En esta serie de entradas que inicié hace algunas semanas, dedicadas a los consejos para escritores noveles de maestros consagrados, sabes que siempre he tratado de huir de referencias bibliográficas de los y las escritoras que te he traido.

El motivo no es otro que centrarme en lo que es más importante; los consejos para aquellos que les gustaría algún día llegar a ser como ellos.

Pero el caso de hoy es un poco distinto, y en el momento que te empiece a hablar de ella lo vas a entender muy bien.

¿Por qué?

Porque su obra es pura experimentación vital. Una mujer perteneciente a la llamada Generación del medio siglo, que llegó a sentarse en el sillón con la letra K de la Real Academia.

Una mujer que junto a otras como Carmen Laforet y alguna más, tuvo que responder preguntas tan agradables en sus comienzos como:

“¿Pero las mujeres escriben?”

A esa pregunta se me ocurren respuestas tan “ocurrentes” como: ¿Y usted, piensa?

Pero no hablamos de mi, afortunadamente, sino de ANA MARIA MATUTE.

Hoy que ya se habrá pasado la resaca de la efeméride del Día de la Madre y del Día de los Trabajadores, a cuya referencia acudimos en un alarde de originalidad en nuestras redes sociales en busca de notoriedad, acudo a una mujer de sonrisa meláncolica según aquellos que la conocieron, a la niña eterna del pelo blanco que en cada respuesta que daba a preguntas de los medios, ofrecía toda una clase de creación literaria.

Nació en Barcelona en 1925, dónde también murió en 2014.

En sus referencias bibliográficas, y créeme si te digo que llevo leídas para este artículo unas cuantas, así como varias entrevistas, hablan de haber sido la tercera mujer en recibir el Premio Cervantes como un logro personal inaudito.

Yo creo que un premio del prestigio del Cervantes, debería plantearse seriamente que “la Matute” (como ella se llamaba muchas veces) sea la tercera mujer en la historia del premio en recibirlo, con la cantidad de mujeres que lo merecen y lo han merecido por la calidad de sus letras a lo largo de todo este tiempo.

Tras este momento reivindicativo que me he permitido (espero sepas entenderlo) también refiero una frase de la propia autora al respecto de este debate:

“No hay literatura femenina o masculina, hay buena o mala literatura”

Ana Maria Matute dixit.

Reflexiones mundanas de una mujer de letras.

La expresión de su cara se acompañaba siempre del movimiento constante de sus manos.

La infancia robada por el comienzo de la Guerra Civil en España y las consecuencias psicológicas provocadas por la misma, así como el odio, la angustia, la miseria, la violencia, la muerte y la extrema pobreza son temas presentes en la obra de Matute.

Separarse de su marido y, como consecuencia de las leyes, quedarse sin derecho a ver a su hijo, puesto que la custodia la tenia el marido, provocó en la escritora graves problemas emocionales.

Su carrera se ha desarrollado entre el relato corto y los cuentos para niños y la novela. Es muy complicado destacar un título por encima de los demás, pero por citar algunos diré:

·      Los niños tontos (1956)

·      Paulina, el mundo y las estrellas (1960)

·      A la mitad del camino (1961)

·      El polizón del “Ulises” (1965)

Entre los cuentos y relatos cortos. Y entre las novelas:

·      Los Abel (1948)

·      Algunos muchachos (1964)

·      El río (1973)

·      Olvidado rey Gudú (1996)

·      Paraíso inhabitado (2008)

Estuvo nominada al Nobel hasta en cuatro ocasiones, una de ellas el año que lo ganó Cela, pero no lo consiguió. Los premios que ha ganado son numerosos también por lo que simplemente voy a citar a algunos, no porque sean más importantes y menospreciar a los demás, sino por no aburrirte demasiado con unos datos que puedes consultar en la red (como por otra parte te digo siempre):

1.     Café Gijón (1952)

2.     Planeta (1954)

3.     Nacional de Narrativa (1959)

4.     Nadal (1959)

5.     Lazarillo de creación literaria infantil (1965)

6.     Nacional de literatura infantil y juvenil (1984)

7.     Nacional de las letras españolas (2007)

8.     Miguel de Cervantes (2010)

Aparte fue finalista del Principe de Asturias y muchos más que, como te digo, no se trata de llenar aquí una hoja de servicios intachable, sino de comentar los méritos de una escritora excepcional a la que quizá, no se le ha prestado la atención que merece.

reconocimientos-para-la-escritora

Recibiendo uno de los premios a su dilata carrera profesional.

¿Qué puede aportar Matute a los escritores del panorama actual?

Observa, aunque deberás leer entre líneas 😉 :

1.     Si no hubiese podido participar del mundo de los cuentos y no hubiese podido inventarme mis propios mundos, me habría muerto. Yo entré en literatura por los cuentos.

2.     Yo no escribo para ganar dinero, pero si escribo y tengo que comer, es mejor si me pagan.

3.     Hablar de lo que uno está escribiendo es como destapar un frasco de un perfume precioso: el aroma se evapora. Hay que tenerlo cerrado y escribir, es lo mejor. (Muy pocas veces, por no decir que ninguna, hablaba de las obras en las que estaba trabajando, por tanto fue fiel a este punto de manera constante).

4.     Escribir es siempre protestar, aunque sea de uno mismo.

5.     Nunca doy consejos porque no me siento poseedora de la verdad.  (Por eso en esta entrada no vas a encontrar recomendaciones del tipo “Para conseguir… tienes que hacer…” sino que son perlas basadas en la experiencia de la autora).

6.    La palabra es lo más bello que se ha creado, es lo más importante de todo lo que tenemos los seres humanos. La palabra es lo que nos salva.

7.     El dolor es más llamativo que la felicidad.

8.     Un buen cuento debe ser breve, redondo y jugoso como una naranja. (Con lo que me gustan a mi las naranjas, creo que no podría haber utilizado un símil mejor ;P).

9.    A veces, lo aparentemente leve y pequeño para una persona es algo tremendo para otra. Todo depende de cómo se escribe y sobre qué se escribe. No hay que ser demasiado explícito, hay que dejar que el lector cree a su vez. Yo siempre, tanto en cuentos como en novelas, dejo que el lector contribuya conmigo a escribir el libro o el cuento. Eso es muy importante.

“¿Por qué la gente no habla? ¿porqué se calla? ¿se queda con sus malos entendidos y rencores? ¡Habla!, pero, ¿cuesta tanto? ¿a la gente, le cuesta tanto hablar?, ¿por qué? Si es lo que nos diferencia de las bestias.

10.   La fantasía forma parte de la realidad porque es un producto nuestro; por tanto si forma parte de nosotros, forma parte de la realidad.

11.   Debo decir que no he sido mimada especialmente por la crítica, no hasta mucho más tarde. En el panorama literario yo era una cosa rara, he sido siempre una niña rara. Yo escribía de una manera que no se hacía entonces. Creo que me adelanté a mi época. A mí lo que me interesaba era mi libro, lo que dijeran…¡Hombre! Si lo decían bien y lo entendían, mejor. Pero la mayoría no entendía nada, no se enteraban.

12.  Me gustaría que los niños del futuro me recordaran como “la mujer que los hizo soñar”.

“El tiempo no existe. Es una invención nuestra. El tiempo es una cosa inmóvil, que está ahí…El paso del tiempo nos lo pensamos nosotros, y claro, acaba envejeciéndonos”.

13.   Todos los escritores son magos. Y brujos también.

brujos-magos

¿A cual de ellos perteneces?

14.  A la gran literatura, a la literatura verdadera se entra con dolor. Aunque son muy importantes la alegría y el humor. Pero se entra con dolor, eso es así…El que vive intensamente la vida, sabe lo qué es el dolor; yo lo sé, pero también sé lo que es la alegría.

“La vida es maravillosa, pero hay gente que nos la estropea mucho”

15.  Al referirme a “cómo empecé a escribir” no me refiero a un sistema a seguir para ser escritor, que dudo que exista, sino a la búsqueda de motivaciones para entregar tu vida a la literatura.

16.  Cada libro tiene su personalidad y pide una extensión y un lenguaje; lo pide él, no es capricho del autor/a.

¿Qué te han parecido? Impresionante ¿verdad? 

Una escritora con una vida y una obra apasionante, que te invito a conocer un poquito más de cerca. 

Hoy no te voy a pedir que compartas en tus redes esta entrada, eso lo dejo a tu sabia elección. Tampoco que me digas en los comentarios cual es el consejo que te aplicarías a tu día a día. Solo te voy a preguntar por tus motivaciones:

¿Cuales son tus motivaciones para entregar tu vida a la literatura? 

*Para este artículo se han utilizado varias entrevistas realizadas a la autora en distintos medios, así como revistas culturales. Destacaré las realizadas en los medios El País, ABC, El Mundo. El Cultural, Muy Interesante, Glamour y la revista literaria Espéculo.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
Sin comentarios

Publicar un comentario