ME ESTREMEZCO

ME ESTREMEZCO

Imagino tu boca

resbalando gota a gota 

por mis afanes.

El perfume recorriendo 

en mi vehemencia

la esencia que despides

de la mente a los sentidos.

Escucho interesado los latidos

de tu ardiente corazón

en el delirio, de las palabras

que enarbolo a tanto lirio

que visten de mujer tus ropas.

Siento tu cálido aliento

en el erizado temblor de mi vestido

y extasiado me rindo sin descuido

al edén embriagador de tu argumento.

Tu caricia en el aire 

se hace esmero,

al tacto envenenado de mis dedos

por el rostro adorado

en el silencio

de gemidos de amor secretos.

Un suspiro flota

en el duro ambiente 

que recoge el mismo fuego.

El frenesí sobrevuela tanto ingenio

que el dibujo de tu cuerpo,

rígido y desbocado deseo,

se desvanece al momento

que tornan tus besos en lluvia

y tus dedos son mis dedos, 

y tu flor son mil mentiras

con las que sueño despierto.

en tu piel

imágenes cogidas de www.noche-silenciosa.blogspot.com y del Fb El rincón de los sueños.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
6 Comentarios
  • Su
    Publicado a las 07:27h, 25 noviembre Responder

    Sutil y embriagador… cosas que pasan…
    Gracias por tanta delicadeza…

    • Jose Carlos
      Publicado a las 12:24h, 25 noviembre Responder

      Gracias a ti por no tener reparo en comentar tus impresiones después de leerlo.

  • Alejandra Sanders
    Publicado a las 17:06h, 25 noviembre Responder

    Hola Jose, me encantó. Es un erotismo fino y delicioso.
    Abrazos.

    • Jose Carlos
      Publicado a las 19:35h, 25 noviembre Responder

      Hola Ale, muchas gracias por tu comentario, y por tomarte unos segundos para venirte un ratito por esta tu casa, sobre todo cuando soy consciente de que tu tiempo es escaso.
      Bajo mi punto de vista, el erotismo y la sensualidad es precisamente eso, delicia, finura, y estilo, cada uno el suyo, y cada uno con sus tiempos y sus ritmos, lo demás creo que no es erotismo, pasa a otro estrato, pero bueno esto no deja de ser simplemente mi opinión.
      Abrazos.

  • Carol
    Publicado a las 07:17h, 26 noviembre Responder

    El deseo, el motor de la humanidad al fin y al cabo. Si somos capaces de transformar ese deseo animal en algo refinado, delicado y exquisito, los momentos íntimos se transforman en vivencias difíciles de olvidar, aunque a veces como en este poema tengan un triste final. Enhorabuena, una vez más.

    • Jose Carlos
      Publicado a las 15:26h, 26 noviembre Responder

      Ciertamente, querida Carol, vuelves a dar en el clavo con tus comentarios. Es una de las cosas que nos diferencian de los animales, esa capacidad, está bien en ciertos momentos poder “expresar” ese instinto animal, sin llevarlo más allá, hacerlo aparecer como apunte, sin más…dejando que posteriormente sea el gusto, la delicadeza, y el refinamiento concedan a ese momento el estatus de excelso concediéndonos de esa manera aquello que resulte verdaderamente inolvidable.
      Gracias por tus palabras y por comentar, una vez más.

Publicar un comentario