NO OTRO ESTÚPIDO POEMA DE AMOR

¿Cuántas veces nos preguntamos en la soledad de nuestras casas, por qué?

Simplemente por qué, nada más. Dos palabras a las que puede acompañar cualquier otra y seguirán siendo el avance del cuestionamiento humano más profundo.

Es el verdadero motor del universo. La gran pregunta que siempre nos hemos hecho los humanos, y que nos ha permitido avanzar desde tiempos arcanos.

En el amor, en el romanticismo, está presente siempre. El por qué, buscamos motivos de manera constante que nos sosieguen, que den respuesta al resto de comportamientos que nos permitan sosegar nuestra alma, en cualquier sentido, porque no podemos admitir ciertas cuestiones. Más bien no queremos admitir esas cuestiones. No preguntamos ¿para qué? preguntamos ¿por qué?

No buscamos las respuestas en nosotros mismos, que es dónde residen la mayor parte de las veces, sino que las buscamos fuera, porque es durísimo aceptar que la mayor parte de las consecuencias de nuestros actos, son eso, consecuencia de nuestros propios actos y no de responsabilidad de los demás.

En las relaciones, en el amor, pasa exactamente eso ¿por qué no me ama, como yo la amo? Fundamentalmente, porque no es TU. Es lógico. Te ama, como es ella, o él, sino sería una relación algo compleja ¿no?

¿Cómo son vuestras preguntas con respecto al amor? ¿Tenéis, más por qué o más para qué?

Si te apetece, puedes dejarme un comentario más abajo contándomelo.

RESPUESTAS

Dame tu blanca flor

para enseñarte el amor

de un cerezo de mi tierra

fértil, en este corazón.

¿Quién dijo que nunca un imposible

puede tornar su color?

¿Quién habló de un tiempo

que nunca pasa?

¿No deja paso siempre la luna

al sol?

Si un grano de arena

es una montaña en su alma

de dura roca formada.

Si una gota de agua

es la esencia de un río

de corriente perfumada

¿Por qué es tu amor imposible

desde esta adorada calma?

Si se deshace la tierra

con el contacto del agua

que tan estable parece

en su imperturbable mirada.

¿Por qué es tu labio maldito

y no se funde en mi piel apasionada?

Dame tu blanca flor,

yo sabré dónde plantarla

entre amapolas y rosas

que riego siempre con suspiros

para que su perfume

se pierda en el cielo,

y te lluevan flores, en lugar de lagrimas.

photopin.com

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
11 Comentarios
  • S.
    Publicado a las 10:29h, 08 diciembre Responder

    Responder a tus preguntas dan para llenar varias páginas de un libro, amigo… pero siempre desde dentro… la pregunta sería ¿a qué llamas dentro?.
    Me encantan tus poemas… cada vez más 😉

    • Jose Carlos
      Publicado a las 19:42h, 08 diciembre Responder

      Hola Susana. Muchas gracias por tus palabras amiga. Desde luego, cuando quieras podemos hablar de rellenar hojas en blanco y dar respuesta a esas y muchas más preguntas para crear, no sólo un libro, sino los necesario. Creo que esto ayudaría a muchas personas a no sufrir por cosas, por las que no merece la pena sufrir más de lo necesario, lo que dura un aprendizaje, a mi modo de ver.
      Muchas gracias por tus comentarios, a mi también me encantan…cada vez más 😉

      • S.
        Publicado a las 07:30h, 09 diciembre Responder

        Sería para mi un honor y un placer rellenar esas páginas en blanco como propones… ¡¡tomada tu palabra está¡¡.
        ¿Te animas?…

        • Jose Carlos
          Publicado a las 20:12h, 09 diciembre Responder

          Muchas gracias por comentar Susana. Yo siempre estoy animado y dispuesto cuando se trata de crear.
          Un abrazo.

        • Jose Carlos
          Publicado a las 20:12h, 09 diciembre Responder

          Muchas gracias por comentar Susana. Yo siempre estoy animado y dispuesto cuando se trata de crear.
          Un abrazo.

  • Carol
    Publicado a las 14:59h, 08 diciembre Responder

    Bello y esperanzador. Un canto a lo futurible. Enhorabuena!

    • Jose Carlos
      Publicado a las 19:40h, 08 diciembre Responder

      Buenas noches bella Carol. Gracias por dejar tu comentario y por tus palabras. Desde luego que hay que cantar, bajo mi punto de vista, al futuro, porque es el que está por venir, del pasado, no podemos renegar, tan sólo aprender. No confundir con lamentar. Si aprendemos, el pasado puede darnos muchas pistas para las preguntas que debemos formular en el presente que nos conceda muchas alegrías en el futuro. 😉
      Un bs.

  • Amilcar Luis Blanco
    Publicado a las 16:51h, 08 diciembre Responder

    La esperanza suele ayudar al amor.

    • Jose Carlos
      Publicado a las 19:38h, 08 diciembre Responder

      Hola Amilcar, bienvenido, encantado de que entres por aquí y comentes, mil gracias por adelantado.
      Hablas de la esperanza, depende de como la entendamos diría yo. Hay una máxima en ese dicho de “la esperanza es lo último que se pierde” Yo lo suscribo, pero haría un apunte, en ese caso, más que esperanza en el amor, hablaría de perseverancia. Y sobre todo entender que aquello que tu quieres, no tiene por que coincidir en tiempo y forma con todo el mundo. Ahora bien, puede no coincidir el amor, pero si el cariño, el respeto, y la pasión, ¿por que no?
      Un saludo afectuoso.

  • Alejandra Sanders
    Publicado a las 19:32h, 08 diciembre Responder

    Hola Jose, precioso poema, con esas preguntas que desbaratan argumentos, me encantó:
    Si una gota de agua

    es la esencia de un río

    de corriente perfumada

    ¿Por qué es tu amor imposible

    desde esta adorada calma?

    • Jose Carlos
      Publicado a las 19:35h, 08 diciembre Responder

      Hola Alejandra, muchas gracias por tus palabras. Ciertamente como ya hemos repetido en algunas ocasiones en este blog, pienso que la mayor parte de las respuestas a muchas de las preguntas que nos planteamos están en nuestro interior. Con respecto al amor, nos pasa lo mismo, estamos muy centrados en lo que queremos nosotros, pero no en lo que quieren las parejas con las que estamos, o nos encontramos. Hablamos del amor egoísta, pero no del amor generoso, por eso la mayor parte de las veces el amor es doloroso, porque no conciliamos las respuestas, y formulamos mal las preguntas. 😉
      Gracias por comentar.

Publicar un comentario