OTRAS COSAS QUE DEBES HACER SI QUIERES VIVIR DE ESCRIBIR

Nos pasamos la vida quejándonos de que no tenemos lectores. Los escritores me refiero. Y debe ser que estamos intentando encomendarnos a no sé muy bien qué tipo de suerte cósmica que imponga sus manos sobre nosotros y se haga la luz.

De repente nos convertimos en ese ser ungido por la mano divina.

Sería cuanto menos curioso. Pero olvídate de que esta situación se de. No va a pasar. Déja de fantasear ya.

¡Olvidate!

Pero ya.

Ana González Duque, lleva clamando a los cuatro vientos lo importante que es la visibilidad en el escritor hibrido (bueno en realidad en cualquier tipo de escritor).

Le duele la boca a la pobre ya de decirlo.

Pero inasequible al desaliento, lo sigue intentando. Esta semana publica un post muy chulo que te recomiendo que leas.

Y si además te has quedado con el ojo “picueto”, que dice una amiga mía, apúntate a su training porque vas a sacar cosas más que jugosas y herramientas muy importantes.

Pero además, y aquí viene lo importante, conocerás a personas que están en una situación parecida a la tuya. Harás amigos. Aunque no sea tu objetivo, te va a venir muy bien, créeme.

¿Por qué?

Pues porque en el fondo somos seres sociales que necesitamos de los demás para cosas como:

·        Inspiración

·        Ayuda técnica

·        Consejo

·        Lectores cero

·        Herramientas que desconocemos

·        Post invitados

·        Colaboraciones puntuales en trabajos

·        Networking

Y podría seguir, pero no es plan.

Y además de todo el objeto de esta entrada:

Salir de la cueva que supone tu despacho y desvirtualizarte con tu público.

Igual no te has dado cuenta, pero ahí fuera hay un mundo en el que vives. Aunque no te lo creas. Pasan cosas. De hecho, deberías vivirlas si quieres escribir.

Qué excusas me pongo para no ir a eventos.

1.     No tengo tiempo.

Esta es cojonuda. No tienes tiempo para preparar un coloquio en un colegio con unos niños, por ejemplo, pero para tirarte chateando en internet dos horas y procrastinando con cualquier gilipollez, sí. ¿Verdad? Para todo en la vida se necesita gestión. Si te organizas tienes tiempo. Te recomienzo que sigas, si aún no lo haces, el perfil de Chiki Fabregat. Autora de juvenil (Zoila). Comprobarás los encuentros que ha tenido en distintos institutos que han leído su obra, y lo gratificante que ha sido para ella. (Solo de pensarlo siento hasta envidia sana ;P) O si quieres también el encuentro que tuve yo con los chicos del Santo Ángel de Humanes.

Preparas una presentación con tus cosas y luego te lo saltas y de dejas llevar que es como mejor salen estas cosas.

2.     Soy muy tímido.

Ya claro, como todos. Pero ¿piensas que cuando tengas que presentar tus novelas (porque imagino que algún día querrás presentar alguna) te quedarás callado? Pues vaya fiasco sería esa presentación. Soy consciente de que no todos podemos tener facilidad de palabra, vencer la resistencia a hablar en público, el pánico que supone ponerte delante de un cierto número de personas. Pero si no empiezas a hacerlo en un entorno controlado como puede ser en el de escritores como tú, que están en la misma situación que tú ¿cuándo lo vas a hacer? Yo he tenido la oportunidad de participar de dos presentaciones: Neimhaim con Aranzazu Serrano y Los aires del Tiempo de Carlos Rodrigo.  Fue un auténtico placer en ambas. Muy agradecido a ambos porque quisieran contar conmigo. Desde aquí te digo, si quieres contar conmigo para tu presentación, estaré encantado de hacerlo. También lo hice en el caso de Vanesa Hernando y No llores por los hombres

3.     No conozco a nadie.

¡Normal! Si no sales de la cueva ¿cómo vas a conocer a alguien? La llegada de la primavera, trae consigo la proliferación de eventos relacionados con el mundo de la literatura. Sin ir más lejos, te puedo dejar este enlace, en el que Mimmi, nos habla de su paso por el festival de Heartcon de Málaga. O ya que estás, lee su participación en el Erótico de Porto (encima internacional). ¿Te quedan dudas de la posible proyección que te concede un evento así como escritor? Nosotros tuvimos la suerte de conocernos en persona en la RA de Madrid. Mira.

Con Mimmi Kass y Magela Gracia, en el encuentro de la RA de Madrid.

En ese evento hubo cerca de cien personas comiendo en un restaurante de la capital interesadas en la novela romántica y erótica. ¿Crees que eso no sirve para nada? Pues yo creo que te equivocas si piensas así.

4.     No sé a qué eventos puedo ir.

Esa excusa también es barata. Te lo digo porque estar en las RRSS estás. Y si no lo estás, tienes un problema. Porque nadie sabe que existes. Es así de duro. Puede no importarte, y seguro que tienes razón. Pero cuando lances tu libro y solo vendas los diez o veinte de familiares y amigos, no te quejes. En las redes se publicitan todos los eventos que existen en tu zona. Las presentaciones de libros de compañeros y compañeras. Acude a ellos en función del género al que te dediques. Por afinidad personal con los profesionales que participan. O por cualquier otra excusa, que no necesitas razones para hacerlo igual que no necesitas razones para tomar un café con alguien. Solo ganas de hacerlo. Si escribes novela negra, tienes algunos como Getafe, Gijón, Cartagena o Granada. Si haces romántica, ya te he dicho algunos antes. Si escribes fantástica, tienes el de Fuenlabrada que se celebra a finales de mayo, junio (una época estupenda y del que yo escribí el año pasado, aquí). El Celsius, Barcelona, Úbeda, Salamanca…

Festival Niebla de Salamanca en el que participó el escritor Ken Liu

En su último libro “De qué hablo cuando hablo de escribir”, Murakami habla de los escritores en su primera parte. Dice de nosotros entre otras cosas que:

Los escritores no destacan por tener un carácter apacible… Pocos poseen algo realmente digno de admiración, muchos tienen hábitos o comportamientos ciertamente extraños.

Aunque fastidie reconocerlo, es cierto. Yo me considero una persona extrovertida y con buena capacidad para relacionarme con los demás. Pero reconozco que puedo tener momentos en los que me ahogaría yo a mi mismo si me tuviera enfrente. Esto es extrapolable a cualquiera que se dedica a este oficio. Te encuentras con cada uno/a por ahí que dices: “Normal que tengamos la fama que tenemos”.

Bien, pues eso mismo piensan los lectores. No los tomes por tontos, que no lo son. Además por cada lector contento tras una charla de tres o cuatro minutos, tendrás cien nuevos lectores. Y la experiencia bonita que te vas a llevar que solo eso ya compensa.

También dice Murakami:

Los escritores somos seres egoístas, generalmente orgullosos y competitivos. Una fuerte rivalidad nos espolea día y noche.

Bueno, esto explica muchos comportamientos vistos y leídos en los últimos tiempos. Algunos incluso después de San Jordi. Personalmente puedo decirte que me considero competitivo, quien me conoce lo sabe. No me gusta perder ni a las chapas (un aspecto que perdura de mi etapa como deportista). Pero no me considero orgulloso, ni para nada egoísta. Aunque entiendo que en este mundo, como en otros muchos, pues hay de todo.

Luego lo completa con otro aspecto interesante:

Los escritores tenemos muchos defectos, pero al parecer somos generosos y tolerantes con los que vienen de fuera.

Y en este punto me detengo un momento. Nadie te va a hacer el vacío por querer participar de buena fe de un evento. Todo lo más que puede suceder, es que no tengan espacio para ello.

Sin ir más lejos, desde el fin de semana pasado se celebra en Madrid el encuentro Literania.

Un encuentro para los amantes de los libros, lectores, editores, blogueros, escritores y todos aquellos interesados en este mundo. En un principio estaba concebido como un evento por y para autores indies organizado por la escritora Lusa Guerrero.

Pero del mismo han participado muchos profesionales. Entre ellos ha acudido por allí Alberto Vázquez Figueroa, Enrique Laso (que ofreció una charla). O Ana Nieto que ofreció una charla el jueves. La propia Ana González Duque que lo hará el viernes por la tarde. Y yo mismo estaré por alli el sábado a partir de las 20.00h. 

En fin, que te dejo el contacto por aquí para que si te apetece te des una vuelta por allí.

Ahora respóndeme con sinceridad.

¿Cuántas cosas buenas crees que puedes sacar saliendo del despacho de cuando en cuando y mostrando quien eres al mundo?

¿Crees que mucha gente cuando sepa quien eres, se interesará por tus libros?

¿Crees que se puede formar comunidad que mantener después por las redes?

¿Cuántos eventos te pueden salir después de acudir a uno?

Piénsalo.

Escribir es una cosa que se puede hacer de muchas maneras. Una de ellas por supuesto en el despacho tecleando.

Pero después hay que vender la obra. Y eso, amigo mío, no se hace solo desde el despacho.

Voy a despedirme con otra frase del libro de Murakami:

La mayoría de los escritores noveles desaparecieron en algún momento sin que sepa exactamente cuándo y cómo ocurrió. Tal vez se cansaron de escribir novelas, les superó el esfuerzo que supone hacerlo y terminaron por dedicarse a otra cosa.

¿Quieres que te pase a ti?

Cuéntame si quieres cómo lo haces tú en los comentarios.

Y si quieres ayudarme, comparte este post en tus redes. ;P

 

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
Sin comentarios

Publicar un comentario

¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

[vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]