PENSÉ RENDIR TU CORAZÓN Y SECUESTRAR TU RAZÓN

www.photopin.com

www.photopin.com

SECUESTRO DE RAZONES

El claroscuro de tu imagen se combina

con las risas que parecieron de otro tiempo,

conversación secuestrada a verso cierto

sin pausas, sin denuedo, sin aliento.

Podría aproximarme en otra forma,

adoptar un rol más pueril, hasta mundano,

vestirme de anodino enamorado

pedir pasearte por las tardes de la mano.

Más, no te conozco, y lo sabes,

y no te importa, lo admites,

me concedes los suspiros que te quedan

y yo los versos más sinceros de mi boca.

No pretendía hurtar tiempo de tu día,

ni quedar con tu razón como la insania,

me bastaba tu sonrisa desconocida

al pensarte disfrutando de mañana

en algún recatado y escondido rincón,

alejada de miradas que incomprenden

el sentido que se queda en el abismo

cuando al cerrar los ojos, se eleva el alma.

Eso me bastaba, no juraré, pues conoces

de la honestidad que concedo a mis palabras.

Baste recordar en mares blancos

los besos que pedíamos a ansias llenas,

a necesidad presente de caricias imposibles

de conversaciones embelesadas de cuerpos ajenos,

disfrazados de locura en razón extraña,

entregados a la emoción que un tiempo hubo

y que pareció abandonarnos en una esquina

de una algún año traicionero.

Ahora no preguntaré por qué te apareciste,

no pediré explicación a tus encantos

no quiero saber por qué se llegó tu aliento

hasta mi boca, ni sellaste en mí esos labios.

No importa de donde salió el ardor

de tu pecho de mujer joven y viva

palpitando al enfundar en él mi mano,

ni razones a las noches que tu cuerpo

se desnuda…y me pide versos de amor,

al oído, cadenciosos, descarnados,

que se desgajan a tus gemidos poco a poco

mientras me invades de tu carne intrusa

y nos unimos para ser impronunciados,

agotando las letras que conocemos

pintando una paleta de colores muy diversa,

y entregando lo mucho que ocultamos

a los otros…

a los de las miradas indiscretas.

A los que siguen empeñados en mentirse

de mañana, al despertar el alba

y convencerse de que el amor no existe,

que no es propio, en estas fechas.

google images

google images

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
4 Comentarios
  • Alejandra Sanders
    Publicado a las 19:39h, 10 Marzo Responder

    Hola Jose, el amor nunca pasa de moda, es eterno, comparto tus versos.
    Abrazo!

    • Jose Carlos
      Publicado a las 06:49h, 11 Marzo Responder

      Hola Ale, muchas gracias por tu comentario. Completamente de acuerdo contigo. El amor es eterno, y si te das cuenta, el adjetivo se les da también a ciudades que se identifican con esas sensaciones como Paris, o Roma la ciudad eterna.
      Un abrazo.

  • Magdalia
    Publicado a las 20:34h, 30 Abril Responder

    Me quedo con el título… Es tan significativo, dice tantas cosas de forma directa y de forma subliminal… que podrías quedarte a analizarlo media vida y no terminar nunca de hacerlo.
    Besos.

    • Jose Carlos
      Publicado a las 17:33h, 01 Mayo Responder

      Muchas gracias Magdalia.
      Con las palabras podemos llegar a muchos sitios, y podemos hacer muchas cosas. El poder de las palabras, más allá de las intenciones…hay que ser cuidadosos 😉
      Besos.

Publicar un comentario

¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

[vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]