RETO DE LECTURA 2016. SOLO APTO PARA VALIENTES

El otro día, hablando con un amigo editor, que sabe mucho de libros, de escribir y de cómics (sobre todo de cómics y de frikismo de Stars Wars) me decía:

Esto es, lo que no puede ser. Quieren ser escritores y cuando les dices que lean mucho, que se acerquen a los clásicos para poder aprender como escriben los grandes, la respuesta es siempre la misma: ¡Qué pereza, leer! Demencial

Y yo, estoy completamente de acuerdo con él.

¿Cómo quieres escribir, sino lees? Mejor cambio la pregunta:

¿Cómo quieres escribir bien, sino lees? Clic para tuitear

Imagino que a ti eso, no te pasa. Tú lees bastante, todos los días, al menos una o dos horas, ¿a que si? (Que si, J.C. pesao, que si que lo hago. Tres bien mon ami ;P)

el mundo de los libros

www.pixabay.com

¿Qué ventajas encontramos a la hora de leer como escritores?

  1. La primera de ellas, por supuesto es la inspiración para nuestras historias. De aquí pueden salir ideas para relatos, para escenas, para tramas, para personajes…lo que quieras.
  2. Ortografía, correcto uso de los signos de puntuación, empezar a controlar todo lo que tiene que ver con los guiones de diálogo.
  3. El ritmo, el trabajo de los silencios, las técnicas narrativas, el uso de los narradores, los tiempos verbales, manejo de las tramas y subtramas.
  4. El estilo literario. Uno de los problemas que algunos escritores encuentran al comienzo de su carrera, y algunos incluso durante la misma, es sentirse cómodo o encontrar su propia voz, su estilo. Un ejemplo: Franck Mac Cormack, el creador de libros como “Las cenizas de Ángela” (¿que no lo sabias? Ves, porque no lees lo suficiente) Era profesor de literatura creativa. Desde mucho tiempo antes de publicar, cada verano, llevaba una libreta en la que anotaba cuestiones de su vida para su proyecto de hacer un libro de memorias, pero resultaba que no daba con la tecla adecuada. No encontraba su voz. Y no lo hizo hasta los 65 años, cuando se retiró, encontró la calma y la tranquilidad suficiente para escribir un titulo que le valió entre otros…nada un premio sin importancia como el Pulitzer.
  5. Porque también aprenderás a no cometer los errores que otros han cometido antes que tú. Para esto, una buena idea, bajo mi punto de vista es cogerse algún título super ventas (o best seller) No todos son malos, pero hay muchos que, digamos que no pasarán a la posteridad por ser de los mejores títulos de la literatura universal. De eso se aprende.
  6. Si Hemingway, que yo creo que sabía un poco de lo que hablaba, le recomendó a Samuelson, una lista de 16 libros que todo joven debe leer si quiere ser un buen escritor, pues yo creo que tú, no debes ser menos, a tenor de los resultados. Tolstoi, Steinbeck, Bronte entre las recomendaciones, y Flaubert. (en este punto el amigo del que te he hablado acaba de emitir al aire un suspiro de admiración y asiente con la cabeza en su despacho rodeado de gatos, al leer éste último nombre)
    escritores con gato

    www.pixabay.com

  7. Porque puedes copiar. Si, has oído bien, copiar. No digo que copies los textos de otros escritores, lo que te recomiendo es que te fijes y trates de aprender de sus giros, formas, expresiones, narraciones y ritmos para poder aplicar a tus historias. Todos los grandes escritores, lo han hecho. Y además lo han dicho sin problema. ¿Por qué? Pues porque está bien, lo reconocen, reconocen quien les inspiró y siguen en la búsqueda de su propio hecho diferencial.
  8. Puedes jugar a crear palabras nuevas. ¿Ya te has fumado algo y desvarías J.C.? No, no fumo. Desvariar, si, a menudo, pero en este caso no lo hago. Javier Pastor, escritor que además saca nueva novela este año Fosa Común, y tiene muy buena pinta. En otra de sus anteriores obras Mate Jaque, y en alguna anterior, sorprendió a la crítica inventando palabros nuevos, que le concedían a su texto una fuerza y una frescura que a lo mejor otros no tenían. Palabras como “laimotín” o “opusdeitarra” que cita Alberto Olmos en su blog, Mala Fama, de El Confidencial. ¿Qué? ¿No me digas que no mola este juego? Recuérdame que un día te cuente varios trucos para crear palabras nuevas para tus textos. Pura Vanguardia oye.

Mendoza decía:

Si tuviera que llevarme un solo libro a una isla desierta, preferiría ahogarme en el naufragio. Clic para tuitear

Mas allá de la broma, la verdad es que también puedes seguir esta otra recomendación cuando empieces a poner excusas como:

  • Es que no sé qué leer. No hay problema, aparte de los 34 libros que recomienda Stephen King, yo te voy a recomendar otro 1001 libros que hay que leer antes de morir. Si aún sigues poniéndome esa excusa, es que de verdad, tú no quieres ser escritor. Abandona este blog, estás nominado. (es broma, es broma, sigue en el blog no te vayas que me puedo sentir muy sólo 🙂 )
  • No tengo tiempo. No es cierto, y lo sabes. Leer, como casi todo en esta vida, es un hábito. Por lo tanto, si acostumbras a llevar un libro contigo por ejemplo cuando vas a trabajar en el tren o en el metro, ya tienes tiempo. O cuando tienes esos tiempos muertos de espera, otro momento. O cuando te vas a echar la siesta, puedes cambiarla por unos minutos de lectura. O antes de dormir, deja la tele y cambiala por un buen libro.
  • Es que ir con un libro a todos lados, es muy pesado, se me puede olvidar. En fin, ésta es de niño pequeño eh? Hay que buscar mejores excusas. Hoy día puedes ir con un bonito bolso que te lo haga más llevadero, primera opción. Segunda opción, tenemos e-readers. No doy recomendaciones, el que quieras. E incluso en Google Play books puedes descargarlos en las pantallas enormes que ahora mismo tienen la mayor parte de los teléfonos que llevamos con nosotros y leer en él. Deja el whastapp un segundo o Twitter y lee. ¡Hombre!

Bueno, pues después de todas estas motivaciones y razones que te he dado, me planteé:

¿Qué puedo hacer para que los amigos de mi blog puedan animarse a leer?

Hay movimientos que animan a escribir para tener tu novela, o tu relato o lo que sea, tales como el NanoWrimo. Incluso grupos de apoyo para escribir en Facebook, y otras redes sociales, yo mismo estuve hasta comienzos de este año en la comunidad que creó al efecto Gabriella Campbell (me lo pasé teta por cierto, Gracias Gabriella 😉

Entonces llegó la inspiración en forma de ardilla y encarnada en el nombre de Concha Perea. Amiga y escritora, autora de La Corte de los Espejos, que si no has leído estás tardando, con un reto personal para una comunidad de amigos muy locos, que nos gusta esto de leer y escribir. Y me dije; “¡ya está! Yo voy a crear mi NANOREADMO.

¿Cómo se te queda el cuerpo?

Por eso, he creado éste formulario que tenéis en el enlace, en el que he ideado una serie de ítems que yo considero son importantes para ayudar a cualquiera que tenga ilusión por escribir.

http://goo.gl/form

Los títulos los pone cada quien, no voy a recomendar uno que puede que no sea de tu gusto, pero lo que si voy a hacer, aparte de esta motivación de carácter gratuito para que leas, es configurar una plantilla de seguimiento, que estoy terminando en estos momentos (si, no te sorprendas, el post ya lo tenía terminado, yo planifico mi año editorial ;P ) para que todos aquellos que quieran hacer el reto, que espero seais muchos, podáis llevar un seguimiento de los títulos que habéis leído y de lo que os ha aportado.

¿Cómo os la voy a hacer llegar?

Pues bajo correo electrónico a jcs@jcsanchez.eu me pones tu petición, y yo te contesto con la plantilla. Más por tan poco, yo creo que no se puede tener ¿no?

Ahora, si te ha gustado, si que me puedes echar una mano, compartiéndolo, o incluso si no te ha gustado, me puedes dejar un comentario más abajo. Es gratis, y así puedo mejorar y darte un contenido que te parezca mejor la próxima vez.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
Sin comentarios

Publicar un comentario

¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

[vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]