¿QUÉ ES EL DESEO?

Hablamos en muchas ocasiones de lo que queremos, de lo que esperamos, de lo que deseamos. Confundimos por momentos el deseo, con otras esperanzas, otros anhelos. Sin duda, para cada uno de nosotros, el deseo es una cosa u otra, en función normalmente de intereses la mayor parte de las veces camuflados, a mi juicio, de anhelos, imágenes convocadas a la mente que provocan una agitación por poseer algo en tiempo y forma, y normalmente asociado a la celeridad.

¿Esto es siempre así?, y ¿qué sucede con el deseo asociado al placer carnal, asociado a las relaciones, a las personas con las que nos cruzamos diariamente y que nos provocan esa sensación que muchas veces queremos alejar de nuestra mente, y otras no?

Os dejo con mi particular visión al respecto del deseo, con un tinte romántico y asociado al verso. Si quisieras compartir tu visión conmigo, me encantaría saber que es lo que opinas tú, y si estás de acuerdo o no, conmigo. Seguro que no lo estás, o …a lo mejor si. 😉

el deseo

DESEO

¿El deseo?

Es el estremecimiento puro

que te apresa sin cuartel

y hace de ti su rehén

con ardites muy oscuros.

El desierto trasladado a los labios,

el golpeo incesante en el pecho,

una gota resbalando por el cuello

refrescando de mi ardor el fuego.

Podría ser el destello del nácar

que produce el sol

posado con cuidado en tu cara,

el responsable de este aliento.

O el ensueño de tu marmórea figura

de sándalo y ambrosía perfumada

recorrida por mi insolente mirada

pérdida en lo profundo de tu gracia y donosura.

¿Deseo?

Yo no puedo explicarte el deseo,

es el relámpago seguido del trueno,

es el aroma más intenso

y el vino más afrutado,

es el volcán de lava más ardiente

un tsunami de espuma adolecido.

Es tu palabra

en mis débiles sentidos,

son tus senos en el tacto de mi mente

y el calor de tu cuerpo el que me adentre

en tu interior de rosa coronada.

Son tus jugosos manjares encarnados,

dando agua a mis secos peregrinos

declamando con el gesto el desvarío,

mordiendo con fruición el movimiento.

Es el abrazo agotado en los adentros

donde la pasión no agota en la mañana,

que se dibuja perfecta en tu mirada

solícita de amor en otro envite.

Es la generosidad concedida a la noche,

arropada de seda en un balcón

que contempla el brillo de tu aura

desde la luna, que celosa,

al sol le hace el amor.

 *gracias a Jose Luis Cezón, de http://jlcezon.wix.com/cezon-photodesign#!jl-cezon-photography/c1tnh por la foto que ilustra esta entrada.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
4 Comentarios
  • S.
    Publicado a las 10:02h, 29 Noviembre Responder

    “En el fondo amamos nuestro deseo, y no aquéllo que deseamos.”
    Friedrich Nietzsche…
    Somos adictos a lo que el deseo provoca en nuestra mente y cuerpo, no realmente a lo que nos lo produce… por ello no tiene porqué ir de la mano de una persona, situación o cosa en concreto… amamos esa dulce bioquímica y por ello, en cuanto se le da satisfacción, pierde su encanto y tenemos que cambiar su objetivo… sólo cuando existe un sentimiento más profundo de por medio, el deseo se identifica… como fuente inagotable de sensaciones con algo o alguien específico…
    “Podría ser el destello del nácar que produce el sol posado con cuidado en tu cara”, delicado y tierno… precioso verso…

    • Jose Carlos
      Publicado a las 15:41h, 29 Noviembre Responder

      Muchas gracias Susana por comentar, y por ilustrar tu comentario con palabras tan sabias. Desde luego, es esto lo que quería poner de relieve en este poema. El deseo siempre esta, es inútil luchar contra el porque habita en nosotros, y al tiempo es efímero, no es el deseo en sí, como muy bien ilustras, sino lo que hace que se despliegue en nosotros esa magnifica cascada de emociones y reacciones bioquímicas. Algo que nos amarra no es deseo, es otra cosa, independientemente que de forma puntual nos lo provoque.

  • jose Luis
    Publicado a las 14:16h, 30 Abril Responder

    Mejor pon, si puedes, la web que he finalizado hace unas semanas. Por cierto estoy diseñando otra para una fotógrafa de aquí, ya te mostrare el resultado.
    Un abrazo,

    Jose Luis Cezon

    http://www.photodesign-studio.com

    • Jose Carlos
      Publicado a las 14:18h, 30 Abril Responder

      Dicho queda pues, Jose Luis.
      Un fuerte abrazo.

Publicar un comentario

¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

[vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]