¿QUÉ VER EN OPORTO? UN DESTINO LITERARIO MÁS ALLÁ DE HARRY POTTER

Hasta ahora no había hecho un post viajero. También es verdad, que no pensaba que pudiera interesarte. Y a lo mejor no te interesa y se me ha ido la cabeza.

No obstante, lo voy a saber en breve, cuando se publique este y vea los resultados.

A lo mejor me tengo que pensar la posibilidad de incorporar al blog una sección de “DESTINOS LITERARIOS”. (Si alguien lo copia, que sepa que lo tengo registrado como idea y pienso pedirle derechos de autor ;P)

También quiero avisarte de que junto a otro que publicaré esta semana, este post cierra esta etapa, previa al periodo estival.

Después te dejaré descansar con mis cosas de escritor. Aunque también debo decirte que revisaré algunas entradas antiguas y las actualizaré, y colgaré algunos videos desde dónde me encuentre, si la red me lo permite.

¿Dónde va a estar nuestro primer destino literario?

En Oporto, Portugal. O como le llaman sus habitantes: Porto.

La ciudad tiene varios nombres ilustres, entre los que destaca Fernando de Magallanes, por cuya filiación hay disputas con la vecina Vilanova de Gaia, pueblecito del otro lado del puente Luis I. Visita obligada cuando vayas (porque espero que después de esta entrada estés deseando ir).

Pero no vamos a hablar de historia. Ni de muchos personajes o monumentos de la ciudad, porque para eso ya tienes innumerables guías e información en internet. Yo te voy a hablar del sabor literario, y de la inspiración que puedes sacar al visitar Oporto.

Al llegar, me recibió la Rua Sa Da Bandeira, lugar en el que me alojaba. Un edificio con una fachada de principios de siglo XX, restaurada, con una puerta muy alta en la entrada de madera, como los suelos y en general la mayor parte de las escaleras. Estupendo para transportarte a otros momentos.

Muy bien localizado, enfrente de la entrada del Mercado Popular de Bolhao, visita obligada también, y del centro histórico. Nada está más lejos de un kilómetro para ir a pie.

Que no sea un hotel da mucho margen  para poder moverse, y tanto Hugo como Claudia,  son muy atentos.

Al abrir las ventanas con las puertas de madera a modo de persianas, descubrirás uno de los encantos de la ciudad (o no, según se mire):

Su innumerable población de gaviotas.

En mi caso se veía mitigado su canto con las horas que daba el reloj, tanto en cuartos, como en medias, como en las en punto, de la joyería Mendonça. En cualquier momento me daba la sensación de que saldría el tren de la estación de Harry Potter.

Es una ciudad que cuenta con innumerables teatros y cafés. En esa misma calle, Sa da Bandeira, todavía está abierto uno que comenzó sus representaciones allá por mediados del siglo 19. Y justo enfrente suyo, el Café París, cuya entrada nos recuerda a principios del siglo XX, aunque actualmente estén reformándolo.

¿Qué ver en Oporto?

Si hablamos de cafés, voy a empezar mis recomendaciones con el siguiente:

1.     Café Majestic. Vale que puede haber opiniones para todos los gustos.

Que si es caro para lo que ofrece, que si es elitista, que si la fachada es normalita y no mejora otras que se ven por la ciudad.

Lo que quieras, que seguro que tienes razón. Pero lo que también es innegable, es que entrar en ese salón de espejos de antaño, con sillas y bancos finamente ornamentados, mesas de forja y mármol, camareros con chaquetilla blanca y maitres con traje negro ordenando las comandas.

No pude evitar hacerme una foto con esos estantes llenos de libros.

No pude evitar hacerme una foto con esos estantes llenos de libros.

Su decoración evocadora, y el piano…que en mi caso no funcionó pero que según pregunté suele ofrecer música en vivo en según que días, para armonizar la velada, merece la pena. Transportarte a aquellos tiempos en los que la Belle Époque hacía las delicias de propios y extraños. Las tertulias de poetas, pintores y personas de la cultura portuguesa.

Incluso dentro de su leyenda, se comenta que J.K. Rowling, frecuentaba mucho el local sito en la calle Santa Catarina, mientras escribía su primera Harry Potter, el de la piedra filosofal. Este punto fue claramente respaldado por uno de los maitres, Rui, que asentía con fuerza cuando le pregunté por este hecho.

2.     Livaria Lello. Uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Y me encanta que este sea una librería. Su dueño, tuvo que poner una entrada de 3 euros para pasar a la misma, porque se le llenaba después de que corriera el bulo de que una de las películas de Potter había rodado aquí sus escenas. Siento desmentirlo en estas líneas, bueno o no lo siento porque merece mucho la pena dar una vuelta por su interior y ver las joyas que en sus vitrinas residen. En la actualidad está restaurando la fachada y la vidriera de su interior que ha sido sustituida por una lona. Tanto en su planta cero como en la primera, a la que da acceso su famosa escalera Carmín, puedes encontrar ediciones en varios idiomas de novelas del momento. Y otras un poco más complejas, como “Los viajes extraordinarios”

En Oporto, esta libreria, es uno de sus amores atractivos, pero equivocado de alguna manera. Este es su interior.

En Oporto, esta libreria, es uno de sus amores atractivos, pero equivocado de alguna manera. Este es su interior.

de Julio Verne, en una edición preciosa. O las traducciones al portugués de novelas de Rosa Montero o Dolores Redondo. Grandes nombres de la literatura portuguesa se asocian con este establecimiento, como Castelo Branco, Eça de Queiroz o Guerra Junqueiro. El Sr. Domingos, con más de 52 años de trabajo en la casa, habla de las cualidades que todo buen librero debe reunir:

·      Conocer de memoria el catálogo de la casa.

·    Saber reconocer selecciones cuidadas y libros raros.

·      Tener trato cierto con los clientes.

·      Aconsejarse bien de los clientes cultos que puedan proporcionar pistas sobre autores para hacer pedidos.

·      Saber vender bien.

Sin duda, estas son cualidades que todos los empleados de la librería tienen en mayor o menor medida. Como Mariana da Rocha, que me comentaba mientras me servía un café en la planta superior: “siempre está así de llena, pero los fines de semana es peor. Muchos vienen por lo de Harry Potter, aunque no es cierto. Luego se quedan maravillados por lo que hay dentro”.

Y es cierto, incluso Vila Matas llegó a decir:

La libreria más bonita del mundo Clic para tuitear

La tienes justo enfrente de la Torre de los Canónigos, cuya visita también te recomendaría para tener una panorámica de la ciudad.

¿Hay más librerías en la ciudad? 

Pero esto no es todo en cuanto a librerías y papelerías en la ciudad.

En la rua das Flores, muy pegada al museo de los títeres, encontramos una librería de antigüedades pequeña, con auténticos tesoros en su interior, como un Polífono que funciona perfectamente, ediciones antiguas de libros sobre la vida y obra de filósofos, sellos, y objetos de mesa para escribir verdaderamente magníficos. Un lugar para perderse durante horas y dejarse aconsejar por su propietario, Joao, que ahora ha dejado paso a los jóvenes, y se sienta en la entrada con su bastón a charlar con aquel que quiere escuchar.

Entrada de la libreria de la Rua de las Flores.

Entrada de la libreria de la Rua de las Flores.

Al final de la calle tienes otro de los lugares que no debes perderte como escritor.

Es un hotel, restaurante, y tienda con curiosidades relacionadas con el mundo de la escritura como plumillas, tinteros, cuadernos y demás. Pero también dispone de cosas un poco más modernas: Restaurante Galeria do Largo.

En su interior, además de disfrutar de unas ricas almejas, puedes ver cosas como una guillotina de papel antigua, y otras curiosidades. La casa fue fundada en 1829 (ya ha llovido) y se dedicaba a la impresión y a la provisión de papel para revistas y publicaciones. El edificio, que ha sido restaurado hace poco y en el que se pueden ver sus azulejos en tonos azules y blancos, y sus bonitos balcones, hace referencia en los dinteles de la fachada en sus cartelones negros, estos aspectos referidos a su fundación.

Oporto y sus antigüedades

Oporto y sus antigüedades

3.     Otro de los restraurantes con sabor y referencias literarias que no debes perderte es “Book” en la Rua de Avis, justo enfrente del Salón de té Avis, que también te aconsejo hacer una paradita y empaparte de su sabor. En el restaurante, que no es caro, podrás degustar los platos en forma de esmerada clasificación de capítulos de un libro. Toda su decoración hace referencia al mundo literario.

4.     Un paseo hasta el río dejando atrás el edificio de la Bolsa para disfrutar de cosas curiosas como el Salón árabe con sus suelos de madera de Brasil, y las decoraciones en pan de oro que recuerdan de alguna manera la decoración de la Alhambra, en cuyo edificio se inspiraron.

Y también los muebles del despacho de Gustave Eiffel, sí el famoso ingeniero, que pasó unos años en la ciudad por la construcción de un puente el de Maria Pia, contrario a lo que todo el mundo piensa con el Luis I, que lo terminó un discípulo suyo. Y cuya historia, bien merece algún relato. 🙂

Biblioteca de la Bolsa de Oporto.

Biblioteca de la Bolsa de Oporto.

Una vez allí puedes coger el tranvía, te aconsejo que lo hagas, y llegues hasta el final del recorrido hasta Passeio Alegre, dejando el Duero a la izquierda y disfrutando de las playas al final del recorrido y la visita al Castillo del Queijo. Los colores del río al atardecer, los sonidos, y el ruido de las olas del atlántico bien merecen unas notas en tu cuaderno de apuntes.

5.     Visita a las bodegas. Del otro margen del río, en Vilanova de Gaia, se encuentran las bodegas. Yo visité Taylor’s por consejo de una portuense, y no me arrepiento, además sus vistas desde la terraza son magnificas. La degustación de sus vinos, las cubas y la historia que comentaron y las Quintas de las que traen la uva, me lo dejo para mí y para algunos temas en los que estoy trabajando.

Vista de la ciudad desde el margen de Villanova de Gaia

Vista de la ciudad desde el margen de Villanova de Gaia

No obstante, tienes muchas más que puedes visitar en aquel margen, Cálem, Ferreira…Y si al finalizar tienes la suerte que yo no tuve, de que los ravelos atracados en el margen del río, (antiguos barcos que traían los barriles con la uva) te pueden dar un paseo por el río mejor que mejor. Sino deberás conformarte por los famosos cruceros que a 12,50 ofrecen distintas empresas en los márgenes de los ríos, por los seis puentes.

6.     Ya para finalizar mis recomendaciones, que no quiero contártelo todo pues hay mucho y debes descubrirlo por ti mismo, deberías pasarte por la Casa de la Guitarra y escuchar el concierto de Fado. Yo tuve la gran suerte de escuchar la voz de Ana Margarida, una elegante cantante que me cautivo con sus melodías y con su sonrisa. Nada mejor para el comienzo de una historia.

Me quedan muchas cosas en el tintero como he mencionado antes, la Estación de tren de Sao Bento, la catedral, la muralla… muchas, pero sin duda, sentarse en el margen del río un día que no sea fin de semana para poder dejar volar la imaginación y escribir, puede ser la mejor experiencia que recomendar a un escritor.

Visitas en Ravelo por el Duero

Visitas en Ravelo por el Duero

¿Has estado? ¿Qué te pareció? ¿Me lo cuentas en los comentarios?

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
2 Comentarios
  • Paula Koval
    Publicado a las 03:29h, 06 julio Responder

    Hola, J. C.! Puedo decir que me gusta lo que escribió sobre Porto?

    He leído muchos artículos sobre ciudades en una variedad de fuentes, a partir de textos de geografía en la escuela primaria hasta los bocetos en miniatura en guías de viajes club de auto, pero no he leído nada desde un punto de vista como la suya: la importancia literaria o el logro de las personas que han vivido allí.

    Por favor, seguir escribiendo y cuando tenga sobre Porto. En mi momento de la vida, dudo que realmente voy a visitar allí, pero sé mucho más de lo que lo hice hace una media hora.

    Muchas, muchas gracias, y besos!

    • JC Sanchez
      Publicado a las 09:36h, 06 julio Responder

      Hola Paula.
      Muchas gracias. Me alegra mucho que haya podido ofrecerte una visión algo distinta sobre Porto. Es una ciudad verdaderamente fascinante. Seguiré trayendo hasta el blog en cuanto pueda nuevas visitas a ciudades con un componente literarios aspectos puramente destacados del mundo de los libros.
      Muchas gracias a ti, por estar ahí y comentar.
      Besos.

Publicar un comentario