De sueños, distancias, dolores, canciones y progresos

Tu mirada sacudió mi mundo de salida

tu distancia se quedó muda en el ambiente

mi cuerpo trémulo en tu pensar callado

mi sueño interrumpido…

mi aliento encaramado en el alar de los sueños

que nos dijimos en las tejas de la risa

en la que nos contamos en bajito y poco a poco

todos los destellos de la luna reflejada en una sonrisa anudada

…tu labio a mi labio.

Y la penumbra te llevo o quizá me rapto a mi

para pensarte eterno cuentos en mi lagrima de dicha

…tu sonrisa tras el pelo pincel preciso de la belleza imborrable en mi recuerdo.

Me olvido de respirar al no estar frente a ti…

se antoja extraño el tacto sin tu espacio…

no hay mas soledad sincera como la sentida al voltear el cuerpo inerme

frente al techo, estirando la mano derecha a traves del tacto frío de una sabana

sin encontrar tu calor.

Cuan compañero se siente resbalando por la cara

el salino desatino de un pensar repetido en una noche de magia.

Y pensaba que era vida…

Y no era más que nostalgia repetida en un tic tac de sonora

que marcando cual las horas se presentaba cadente para mostrarme presente

que otro día se ha marchado…

Te ha mostrado en mi recuerdo

He visto la imagen clara

no tenía tanta cana

más ser…quizá fuera diferente.

El sentido fuera el mismo

Tener un vacío intenso provocado por el frío

que se evoca en una noche en el que silencio y hastío

se cogen la mano presta para llegarse a la mente

y mancharla de un borrón de niebla gris pestilente.

Una sonrisa me abarca.

No hay sol desde esta ventana mía.

Los campos se mueven ufanos ajenos a esta lucha mía.

Y sin embargo…tan tranquilos se aparecen

que callado me merecen

más respeto y menos cuita desde el tormento cantado

una espera se hace prisa

tornasolado tu rostro

pintado aun de cansancio

moradas pintan la sombra del arco hacia tu interior.

Te reposo de mi aliento

triste por ser recuerdo y no presente tu beso

contento por velar armas

y poder seguir despierto

derecho y firme en el paso

caminado por el viento

enseñándome en ser el mismo

y al tiempo ser uno al cambio.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
2 Comentarios
  • Carol
    Publicado a las 07:29h, 31 mayo Responder

    Cuánto se echa de menos a la persona que duerme a nuestro lado cuando no está. El amor es así, nos damos cuenta de él cuando no lo tenemos.
    Quizás esas ausencias sean necesarias para tomar conciencia de cuánto amamos a alguien y luchar por ese amor aunque en ocasiones pensemos que no somos correspondidos en la misma medida.
    Excelente reflexión!

    • Jose Carlos
      Publicado a las 12:33h, 31 mayo Responder

      Gracias como siempre Carol por la sensibilidad de tus palabras y de tus comentarios. Como de costumbre vuelves a acertar en tus reflexiones al respecto del escrito. Es cierto que extrañamos al ser amado cuando no lo tenemos, y que nos acordamos de las cosas con más énfasis cuando las perdemos o cuando las tenemos lejos.
      Pero la mejor de todas las reflexiones es intentar tener el amor siempre presente con nosotros, no perderlo nunca, y así no tener que recordar lo perdido sino el presente con uno mismo en cada uno de los momentos.
      Gracias como siempre Carol por comentar. Un saludo.

Publicar un comentario