De sueños, distancias, dolores, canciones y progresos

Tu mirada sacudió mi mundo de salida

tu distancia se quedó muda en el ambiente

mi cuerpo trémulo en tu pensar callado

mi sueño interrumpido…

mi aliento encaramado en el alar de los sueños

que nos dijimos en las tejas de la risa

en la que nos contamos en bajito y poco a poco

todos los destellos de la luna reflejada en una sonrisa anudada

…tu labio a mi labio.

Y la penumbra te llevo o quizá me rapto a mi

para pensarte eterno cuentos en mi lagrima de dicha

…tu sonrisa tras el pelo pincel preciso de la belleza imborrable en mi recuerdo.

Me olvido de respirar al no estar frente a ti…

se antoja extraño el tacto sin tu espacio…

no hay mas soledad sincera como la sentida al voltear el cuerpo inerme

frente al techo, estirando la mano derecha a traves del tacto frío de una sabana

sin encontrar tu calor.

Cuan compañero se siente resbalando por la cara

el salino desatino de un pensar repetido en una noche de magia.

Y pensaba que era vida…

Y no era más que nostalgia repetida en un tic tac de sonora

que marcando cual las horas se presentaba cadente para mostrarme presente

que otro día se ha marchado…

Te ha mostrado en mi recuerdo

He visto la imagen clara

no tenía tanta cana

más ser…quizá fuera diferente.

El sentido fuera el mismo

Tener un vacío intenso provocado por el frío

que se evoca en una noche en el que silencio y hastío

se cogen la mano presta para llegarse a la mente

y mancharla de un borrón de niebla gris pestilente.

Una sonrisa me abarca.

No hay sol desde esta ventana mía.

Los campos se mueven ufanos ajenos a esta lucha mía.

Y sin embargo…tan tranquilos se aparecen

que callado me merecen

más respeto y menos cuita desde el tormento cantado

una espera se hace prisa

tornasolado tu rostro

pintado aun de cansancio

moradas pintan la sombra del arco hacia tu interior.

Te reposo de mi aliento

triste por ser recuerdo y no presente tu beso

contento por velar armas

y poder seguir despierto

derecho y firme en el paso

caminado por el viento

enseñándome en ser el mismo

y al tiempo ser uno al cambio.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
2 Comentarios
  • Carol
    Publicado a las 07:29h, 31 Mayo Responder

    Cuánto se echa de menos a la persona que duerme a nuestro lado cuando no está. El amor es así, nos damos cuenta de él cuando no lo tenemos.
    Quizás esas ausencias sean necesarias para tomar conciencia de cuánto amamos a alguien y luchar por ese amor aunque en ocasiones pensemos que no somos correspondidos en la misma medida.
    Excelente reflexión!

    • Jose Carlos
      Publicado a las 12:33h, 31 Mayo Responder

      Gracias como siempre Carol por la sensibilidad de tus palabras y de tus comentarios. Como de costumbre vuelves a acertar en tus reflexiones al respecto del escrito. Es cierto que extrañamos al ser amado cuando no lo tenemos, y que nos acordamos de las cosas con más énfasis cuando las perdemos o cuando las tenemos lejos.
      Pero la mejor de todas las reflexiones es intentar tener el amor siempre presente con nosotros, no perderlo nunca, y así no tener que recordar lo perdido sino el presente con uno mismo en cada uno de los momentos.
      Gracias como siempre Carol por comentar. Un saludo.

Publicar un comentario

¿QUIERES SOÑAR ENTRE HISTORIAS?
Suscríbete a mi blog y cada día viviras un mundo de emociones excitantes diseñadas para ti.
Su datos nunca seran compartidos con terceras partes.

Diez detalles más que os ayudarán a conocerme mejor:

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column]

Soy muy deportista. Todos los días practico deporte si mi espalda me lo permite. Ando, corro, nado, o practico yoga, pilates o alguna sesión de otra actividad dirigida. Me aburren un poco las pesas, he de reconocerlo. Quizá por el mucho tiempo que tuve que hacerlo cuando jugaba al baloncesto. Anda, ¿no os lo he dicho? Mi vida ha estado ligada al karate y al baloncesto desde los cuatro y nueve años respectivamente.

Soy un poco culo de mal asiento, es cierto. Tiendo a aburrirme si no tengo alicientes que me reten a algo nuevo cada día.

Me gusta reírme. ¿A quién no, verdad? No, no, pero a mí me gusta hacerlo incluso de mí mismo. Eso es menos frecuente, ¿eh? Sí, soy un poco payaso.

Me encanta leer poesía cuando estoy solo. Sentarme en algún lugar tranquilo, sobre todo por la noche, escuchar el silencio y meterme dentro de cada verso. Sentirlo.

Suelo leer tres o cuatro libros a la vez. No me preguntéis por qué, porque no puedo explicarlo, pero es así desde hace ya no sé cuánto tiempo. Llámalo manías.

Soy un romántico sentimental sin remedio. Una de mis obras favoritas es Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand.

Me gusta mucho el cine. Y cuando digo mucho, es casi todo. Desde las películas que me hacen pensar hasta las que sólo tienen ruidos de persecuciones y disparos. Un detalle, pero no se lo digáis a nadie, ¿de acuerdo?: los musicales también. Estuve más de un mes cantando por todos sitios las canciones de Moulin Rouge.

Me apasiona la Historia, y la Historia medieval en particular. Participé en la escritura de Codex Templi (2005)*link, un ensayo sobre la Orden del Temple.

Soy un enamorado convencido del género humano. Sigo creyendo en el ser humano a pesar de los pesares y de lo mucho que se empeñan en hacerme cambiar de opinión. Figuras como Jose Luis Sampedro, Vicente Ferrer, entre otros, son una referencia. Ferviente devoto de esta frase: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe”. Ahí tenéis a Rosseau: coge una frase de Aristóteles, dale un par de toques y, oye…toda una filosofía nueva ¿no?

Creo en la ilusión, la perseverancia, el esfuerzo, la entrega, la generosidad y la confianza en uno mismo y en los demás.

[vc_separator type="transparent" up="10" down="10"][vc_column_text]Todas estas cosas, además de una buena dosis de locura y las ganas de contar lo que pasa por mi cabeza, me llevaron a crear mi blog a finales del año 2013. Y es ahora, en este año 2015, cuando he decidido dimitir de mi puesto de trabajo en una multinacional para dedicarme a mi sueño de contar historias. Descubre cómo empecé a hacerlo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]