Querido Don Miguel de Cervantes Saavedra. Espero que al recibo de estas letras se encuentre usted bien. Creo que últimamente le han estado buscando un tanto las cosquillas, husmeando a la caza de su lugar de enterramiento. No quisiera asustarle, pero por lo que tengo entendido...