Desperté sentada en el suelo del salón, apoyada la espalda contra uno de los muebles. La cabeza me daba vueltas como si estuviese montada en una noria. La boca pastosa, y el peor aliento de mi vida. Noté mi ropa mojada, y al levantar la vista confirmé...