Hace unos días hablaba con una compañera blogger, sobre nuestros gustos, y nuestras aficiones. Algo normal y divertido, una costumbre sana que recomiendo encarecidamente a todos, con gente conocida, por supuesto, pero también con desconocidos, porque no sabes nunca lo que puede salir de todo...