¿Te cuento un secreto de san valentin? Ven, pasa a este post.

Hoy quiero hablarte de San Valentín.

Voy a contarte un secreto de esta efeméride. Lee con atención, te puede cambiar por completo la idea que tenías de esta fiesta.

Conmigo lo hizo.

Si, cierto, no he podido contener la emoción de un día como este. Y sí, cierto también, soy de los que piensan que este puede ser el día de “El Corte Inglés” más que el día del amor, porque entiendo que un día así debe celebrarse cada día, y no uno concreto.

En mi caso, si es así, ¿y en el tuyo?.

Yo procuro dejar pequeños detalles todos los días, que demuestren lo que siento por la persona que lo recibe. No cuesta nada, porque lo que se pretende con ello, no es una demostración monetaria de lo mucho que te gastas en alguien. No se quiere más porque gastes más, amigo. Se trata de otra cosa.

Tu y yo, ¡lo sabemos!

Esta tradición, es eminentemente anglosajona. Como casi todo lo que últimamente nos llega. Iba a decir a nuestras pantallas 🙂 pero me voy a contener. Esto es cierto, lo de la tradición me refiero, y lo han ido extendiendo al mundo celebrando esta onomástica, y en algunos otros sitios, celebrando como “el día del amor”.

Voy a remontarme verdaderamente a su origen histórico. Y es que, amigo, esta tradición se remonta a época del Imperio Romano, como casi todo lo bueno deviene desde el clasicismo, y esto, aunque los guiris se empeñen, viene de allí.

Valentín era un sacerdote que ejercía en época del emperador Claudio II en Roma. Te sitúo, siglo III, ha llovido un pelín ya ¿eh? No existía Zara, ni Cartier, ni Sephora, incluso ni El Corte Inglés,

¿te lo puedes creer?

Pues te digo más, aunque parezca increíble, no había Whatsapp, ni móviles.

Cierto, yo también casi me caigo de culo por el impacto.

Continuo.

Este emperador llega un momento, que ante el déficit que se observaba en su fuerza militar de combate, en cuanto a la rudeza y bravía de los soldados de su ejercito, decide que va a abolir los matrimonios entre jóvenes, porque a su juicio los jóvenes solteros y sin compromiso eran mejores soldados, más valientes y aguerridos. Lo cual puede tener su lógica, puesto que en teoría tienes menos ataduras, y menos que perder. Esto es la teoría porque la practica es una tontada, como todos sabemos, algo parecido a lo del alcalde de Sochi actualmente con el mundo gay, más o menos.

Bien. Valentín, gozaba de muchísimo prestigio en Roma, y ante tal situación decide plantar cara al emperador, y no hacer caso de esta prohibición casando en secreto a los jóvenes que así lo solicitaban. Pero como todo en esta vida, siempre hay algún “lenguas” que le iría con el cuento a Claudio II, y éste le llama a consultas a Palacio.

Tratan de hacerle desistir de esta empresa, cosa que no consiguen, y deciden encarcelar al sacerdote. Hasta aquí lo normal en aquella época. Y ahora viene, la parte bonita que a todos nos emociona.

Encarcelado Valentín, un oficial, de nombre Asterius, que no tiene nada que ver con el de Obelix del cómic, éste es otro, le reta con el objetivo de ridiculizarle, a devolverle la vista a su hija, la joven Julia o Iulia sería en aquella época, la cual había nacido ciega. El sacerdote accede, e invocando el nombre de Dios, obra el milagro. Ambos, padre e hija, se convierten a la religión y se hacen seguidores del sacerdote.

Ante el cariz que tomaban los acontecimientos, el emperador y sus secuaces comienzan a torturarle y terminan por ejecutarle el día 14 de febrero de 270, ya sabemos el por qué de la celebración en este día ¿no?.

La joven Julia, apenada por tal hecho, decide plantar un almendro y rosas junto a la tumba de Valentín. Es por ello, que este árbol, o más concretamente sus flores, se hayan acogido cómo símbolo de amor y amistad duraderos en algunos lugares.

Yo ahora te voy a dejar con mi pequeño tributo al amor. Unos versos para que puedas leerle a tu pareja y disfrutar con ella de ahora en adelante de otra forma diferente de vuestro amor.

Escondiendote en la luna

no se ahogan las estrellas

desprendidas del azul manto

que soportan las tiernas velas.

Que la luz se hace testigo

y refleja tu tristeza

embadurnada de armiño

en claves de tez morena.

Miramé noche,

prende mi mano serena

perfumala de azucena

y vistela de mi amor.

Noche, sal de la luna.

Besame de viento eterno

en cada poro entendido.

Anegame de sentidos

al cobijo de esta bruma.

No me abandones al alba

rodando por otros mundos,

que está mi cama extrañando

tus más ocultos arrullos.

No me sufras magia arcana

pincel de historias prohibidas,

baja a la tierra conmigo

para ayudarme a escribirlas.

Y yo, pararé el tiempo

en tu titilante sonrisa.

Mirame noche,

prende mi pluma discreta

hundela en tu tinta experta

y….

enloqueceme de amor.

Si te ha estremecido por un momento este post, te ha gustado, o piensas que de alguna manera puede ayudarle a otra persona a ser feliz, y disfrutar de los besos que vas a disfrutar tú con tu pareja, pero en su caso con la suya, ¿por qué no lo compartes? es sólo un click ¿no?

Ayudame a hacer felices a más personas. 😉 Gracias.

J.C. Sanchez

¿Te gustó? ¡Compártelo!

FacebookTwitterGoogleTumblrLinkedInPinterest

Posts Relaciondos

JC Sanchez
jcs@jcsanchez.eu
Sin comentarios

Publicar un comentario