Después de un día duro, como todos, la simple idea de regresar a tu lado era motivo más que suficiente para olvidar cualquier tipo de mal rollo que pudiera llegarse a mi cabeza.  Atravesar la puerta, dejar las llaves sobre la estantería de la entrada. No decir nada,...