En ocasiones, sentados mirando al infinito, simplemente nos quedamos colgados de la nada. Como cuando los ordenadores se ponen a pensar un momento sin darnos la posibilidad de hacer nada más. Alguien nos pregunta, y la respuesta, al menos en mi caso es siempre la misma, No...