El tiempo es un compañero fiel de viaje. Siempre a nuestro lado, duro y exigente maestro con nosotros deja muescas de cada una de sus enseñanzas en nuestro cuerpo y en nuestra mente para que, al mirarlas, recordemos al instante las mismas. En muchas ocasiones...

Sencillo, sereno, discreto, distante recelo al instante de pensamiento inquietos celosos guardianes de rostros coquetos en estos momentos de bolsos menguantes.   Me acometo de quehaceres, me apaciguo de silencios y aun en voces displicentes me arrobo en todos mis bienes pequeños...