Infundado el miedo desatado en el escollo del resuello encuentro nido supuse que tu mano era aquel ala de Icaro ante un sueño muy querido. Encuentro en este arrojo dos desmanes tan claros como la mirada de este estío con sinceros resultados en mi pecho y notables, en la distancia, desvarios. Siente pena...