[caption id="attachment_915" align="aligncenter" width="300"] www.everystockphoto.com[/caption] TE EXTRAÑO Extraño tu piel resbalando por mis manos,  tus pechos aplastandose en mi cuerpo mientras me mezo tranquilo sobre ti,  al arrullo de las olas de tus sabanas. Echo de menos tus silencios, tus caricias, tus suspiros, tus miradas, que al preguntar dicen más cosas que tu...

      Buscaba el silencio día tras día anhelando el refugio de la dicha como buscaba el sosiego de Yuste en sus últimos días el emperador. Como Unamuno, encontrole en Douro, Duero, llama a mi puerta su fuego apagado tras los muros de Zorita y los árboles contores mudos, quedos espectadores de excepción del Tormes sufriente...