Estaba sentado encima de la cama de ese hotel circunstancial. Las manos en la cara ocultando los ojos cerrados, apretados, buscando las respuestas a las preguntas que pasaban incesantes e inclementes por su cabeza. Los codos en las rodillas, el pantalón del traje color tostado por...